Hechizos de Nochevieja y otras formas curiosas de despedirse del año

Reconocedlo: ¡os gustan las supersticiones de Nochevieja! Medio en broma, medio en serio, y dejando de lado etiquetas político-religiosas... ¿no es genial volverse maga por una noche e improvisar tres o cuatro conjuros para hacer realidad algún que otro deseo? Y no sé por qué pero a mí muchas veces hasta se me cumplen, ¿o será que soy muy modesta al pedir? Para despedir el año os he preparado un post con varios hechizos y costumbres para dar la bienvenida al año nuevo en condiciones, empezando por la correcta ingestión de las uvas al son de las doce campanadas (los que estéis en España podéis pasar directamente al punto siguiente, porque éste seguro que os lo sabéis al dedillo).

¡Desde las  uvas hasta las velas, esta noche nada puede faltar!
Las doce uvas de Nochevieja: la tradición number one por excelencia

En el extranjero suelen extrañarse al oír que en España es costumbre comerse doce uvas al son de las doce campanadas que marcan la medianoche del 31 de diciembre. Algunos te preguntan si vale alguna otra fruta o si es importante el color de la uva. A los que somos "de casa" nos parece lo más natural del mundo, aunque las reglas varían ligeramente de una familia a otra. Todos estamos de acuerdo en que las uvas hay que intentar comérselas al ritmo de las campanadas. Si no lo consigues no pasa nada, acábatelas con decencia para no parecer un hámster en la primera foto del año. No te burles de ellas ni las tires por el aire, porque podrías atraer con ello a la mala suerte (¿o quizás a la mala uva?). Evita las uvas pre-envasadas, a no ser que quieras tener una lata de año (y cometer un pecado ecológico en los primeros doce segundos de la temporada). Un truco de profesional: si te atragantas acuérdate de por qué mes ibas... igual te sirve de algo ir preparado de antemano.

Entrar en el año con el pie derecho:

Que conste que soy zurda, pero por si acaso siempre intento empezar el año con buen pie (en nuestra cultura, por alguna inexplicable razón, el bueno es siempre el derecho). Así que hay que tomarse las uvas con el pie derecho en el aire y pisar fuerte en cuanto suene la última campanada. De este modo empezaremos ya el uno de enero con buenas vibraciones.

El anillo en la copa de cava:

No sé a vosotros pero a mí no me molestaría que me tocara la lotería (aunque para ello tendría que comprar un décimo, lo sé...). Hasta ahora no lo he conseguido pero por si tenéis más suerte que yo os traigo una receta baratita para "mejorar" el estado de vuestra cuenta bancaria... no puedo garantizaros que funcione, pero la ilusión es lo último que se pierde. Antes de medianoche hay que meter una joya en la copa de champán (o de zumo de manzana... lo que sea, excepto agua), imaginando la prosperidad que deseamos atraer a nuestra vida (lo ideal es una alianza de oro). Si no tenéis ninguna que os la preste vuestra tía María para la ocasión. Después, al brindar dejamos el anillo dentro y nos bebemos la copa entera (intentad no tragaros el anillo para no acabar en urgencias). Dicen que al beber el champán en el que se ha remojado la joya atraemos a la suerte en las finanzas... así que ya sabéis: probad, probad... ¡que intentarlo es gratis...! Y si la tía María se olvida de reclamar la joya igual salís ganando y todo.

He aquí un zoom de la preciosa manicura de mi cuñada en una Nochevieja
de hace tropecientos años. Obsérvese el anillo en la copa de cava.
Ni idea de si funcionó o no.
Centros de mesa de Nochevieja con hechizo incluido:

De todas las supersticiones mi preferida es el centro de mesa con hechizo de año nuevo. Normalmente ponemos una vela roja (para el amor), alguna blanca (energía positiva) y una vela negra (cosas negativas del año que se va). También podéis elegir colores que simbolicen aquello que más deseáis, si os parece que la vela blanca no es lo suficientemente poderosa (por ejemplo, verde para la salud, dorada para el dinero... pero vamos, que a mí con la blanca me basta, porque es el "todo en uno" de los hechizos de Nochevieja). Durante la cena encendemos las velas y cada uno escribe en un papel las cosas que quiere eliminar de su vida y en otro las que desea conseguir en el año nuevo. Colocamos los papelitos bajo las velas y nos zampamos la cena. Tras la medianoche quemamos las cosas malas en la vela negra. Además, la vela negra no podemos guardarla y debe consumirse completamente (si os vais a dormir antes la apagáis y la volvéis a encender al día siguiente, hasta que desaparezca por completo). Con ella se consumirán los malos rollos del año anterior, evitando que se repitan en el año siguiente. Los papelitos con los buenos deseos no es necesario quemarlos, podéis guardarlos en vuestra mesilla de noche y volver a abrirlos al año siguiente.

Importante: no escribimos nunca lo que no queremos sino lo que nos gustaría atraer. Por ejemplo: no vale escribir "no quiero estar enfermo" o "quiero dejar de estar en paro" sino "quiero tener buena salud" o "quiero encontrar un trabajo que me satisfaga". Usamos siempre palabras positivas e intentamos ser lo más concretos posible.

Os deseo a todos una feliz Nochevieja y que se cumplan todos vuestros deseos en el nuevo año.  Y sobre todo, que podáis celebrarla con todos aquellos a quienes más queréis. Yo a los que no van a estar les guardaré un rinconcito imaginario en mi mesa, y brindaremos a su salud (alhaja en copa).

Ya sólo me falta decir: ¡hasta luego, año que te vas! ¡Y gracias por haber sido excepcional! Y ojalá que el que viene sea incluso mejor.

¿Es malo el chocolate?

Conozco a muy poca gente a la que no le guste el chocolate. En estas fechas navideñas prácticamente en todos los hogares se sirve a la mesa a la hora del postre, ya sea como cobertura, como relleno, en forma de turrón o de bombones. Pero ¿es tan dulce el chocolate como nos cuentan? ¿Tiene el chocolate cafeína? ¿Es bueno o malo para la salud? Y una pregunta que me ha sorprendido más de una vez en los últimos días (porque pensaba que todo el mundo lo sabía): ¿qué es el chocolate de comercio justo (fair trade) y por qué deberíamos comprarlo?
Los Arándanos también consumimos chocolate en Navidad...
pero al menos ecológico y de comercio justo.
Hace mucho, mucho tiempo el chocolate era usado por los Aztecas como bebida tonificante de carácter religioso. Después llegamos los europeos a América, hicimos un desastre (por decirlo finamente), lo entendimos todo mal y de paso nos llevamos todo lo que nos gustó... entre ellos el café, las patatas... y el chocolate. Allá por el siglo XIX a un suizo se le ocurrió añadirle leche al chocolate puro, y así nacieron las pastillas de chocolate con leche y un montón de problemas más.

Encontes, ¿el chocolate es sano o no? O, empezando por el principio: ¿el chocolate contiene cafeína? La respuesta es sí... y no. El chocolate contiene teobromina (del nombre latín de la planta de cacao, Theobroma cacao), que es un estimulante muy parecido a la cafeína aunque de efectos más suaves y que (teóricamente) no crea adicción, aunque al parecer es tóxico para los perrosSegún algunas fuentes una tableta de chocolate puro de 100 gramos contiene 42 mg de cafeína (aunque probablemente el término correcto sería teobromina y no cafeína), mientras que una taza de café contiene más del doble (95 mg). Casi nadie que yo conozca se come 100 g de chocolate puro al día, entre otras cosas porque es difícil de conseguir y porque es de sabor bastante amargo. Todo esto, claro está, se refiere al cacao puro. La mayoría del chocolate que encontramos en los supermercados tiene muy poco cacao, raramente más del 50% (comprobadlo en la lista de ingredientes).

Así que el chocolate puro es un estimulante, por lo que no es muy recomendable para los niños, enfermos de corazón y aquellos que lleven una dieta extremadamente sana y purificadora. Por otra parte tiene algunos efectos positivos (antioxidantes, etc...) y consumido con moderación no es un gran riesgo para la salud, ya que la teobromina es menos fuerte que la cafeína. A decir verdad, lo peor del chocolate no es el cacao, sino el azúcar y la leche (invento genial de los maestros suizos chocolateros). De ahí la fama de que el chocolate engorda, crea adicción y provoca acné. 

¿Y qué pasa con lo del comercio justo? ¿Por qué no puedo comprar cualquier chocolate que vea en el supermercado? Bueno, como poder, puedes... siempre y cuando te parezca bien apoyar la esclavitud infantil en Costa de Marfil y otros países del tercer mundo, en los que niños de diez o doce años son vendidos por sus desesperadas familias para trabajar en condiciones de esclavitud en plantaciones de cacao (donde se les obliga a vivir en condiciones infrahumanas, siendo golpeados a menudo y pasando hambre a diario). El chocolate que se encuentra en las tiendas normales y corrientes, si no viene marcado con el símbolo "Fair Trade" o "Comercio justo" es probablemente el producto de los trabajos forzados de algún niño africano. Comprando productos de comercio justo nos aseguramos que los productores son mejor tratados y que se les paga un precio más justo por su trabajo.

Este es el símbolo que indica
que un producto es de "comercio justo"
Además, a quien le guste mucho el chocolate le recomiendo que empiece a pensar en alternativas, porque algunas fuentes afirman que cada año hay menos... y es posible que llegue a extinguirse si seguimos explotándolo a este ritmo (o que el precio suba tanto que se convierta en un manjar al alcance de sólo unos pocos).

Sin embargo, si os preocupa todo lo que habéis leído en este artículo tengo una buena noticia que daros: existe una alternativa ecológica y económica al chocolate de toda la vida. Está delante de nuestras narices, es local y sostenible y nuestras abuelas la conocen muy bien: se llama... ¡algarroba! ¿Os suena? ¿Habéis probado alguna vez un postre con "chocolate" de algarroba? Probadlo y veréis qué maravilla. (A ver si a la próxima os traigo alguna receta de postres con algarroba). Aquí os dejo uno que me encanta.

Felices fiestas a todos y, la próxima vez que compréis una tableta de chocolate, quizás podéis buscar una de comercio justo, por el bien de nuestro planeta y de todas las personas que convivimos en él. Es posible que sea un poco más cara, pero creedme, vale la pena...

Campaña solidaria "una nevera - un alimento"

A través de una mamá española en Bulgaria me enteré de que el blog de Historias de pitufines está haciendo una campaña llamada "Una nevera - un alimento". La iniciativa consiste en publicar una fotografía de tu nevera y por cada una que se publique la autora del blog donará un alimento al comedor social de San Simón Rojas, en Móstoles.

Me parece una idea preciosa y por eso he decidido hacer una foto de mi nevera, aunque la verdad no es que me haya quedado particularmente artística. La he hecho por dentro porque por fuera es bastante anodina, no tiene ni un sólo adorno... por elección propia (unos lo llamarán aburrido, yo lo llamo minimalista).

Os animo a participar, ya estáis haciéndole una buena sesión de fotos a la señora nevera, esa gran olvidada de las fiestas navideñas... ¡y además por una buena causa! Y de paso os recomiendo los dos blogs de arriba.

No se admiten preguntas acerca del sospechoso contenido de esta nevera.
El que adivine por lo menos 4 productos se lleva una bendición budista
(Pista: 100% vegetarianus maximus)


Pintauñas y quitaesmaltes "ecológicos"

Hace un par de semanas vi que una tienda de por aquí tenía en oferta unos pintauñas de la marca Santé que anunciaban como "ecológicos". Un poco escéptica, porque pintauñas y ecológico son dos palabras que, sinceramente, no son del todo compatibles, decidí darles una oportunidad. Al fin y al cabo se acercan las fiestas y hace más de cinco años que no me compro un pintauñas. ¿Que por qué no? Pues no es sólo por la crisis. La razón es que hace unos cuantos años decidí aprender a leer las etiquetas de los productos cosméticos que usaba (no leer al estilo de "la eme con la a, ma" sino a leerlas y saber qué es y para qué sirve cada uno de los ingredientes, y para qué son buenos y / o malos). Sinceramente, a estas alturas creo que podría meterme a trabajar en un laboratorio, porque cada vez que le explico a alguien lo que lleva su champú me mira con cara de "¿pero tú estás loca?". Hoy he decidido ser "fashion blogger por un día" y hacer un post sobre pintauñas "ecológicos" (entre comillas intencionadamente). ¡Porque yo lo valgo!
opinión pintauñas ecológicos

En primer lugar, veamos qué ingredientes nocivos contienen el pintauñas o el quitaesmaltes convencionales (si os aburren este tipo de cosas podéis pasar directamente a leer sobre el pintauñas que me compré, un poco más abajo):

Ingredientes más tóxicos incluidos en los pintauñas tradicionales:
  1. Formaldehído: sus vapores son altamente irritantes y pueden producir asma, problemas de la piel y posibles efectos carcinógenos. 
  2. Alcanfor: es tóxico y puede producir irritaciones variadas.
  3. Tolueno: se usa como disolvente y tiene un olor muy fuerte. Es un derivado del petróleo. Puede producir daños en el hígado y en las embarazadas puede causar daños al feto (una razón más por la que las embarazadas no deberían pintarse las uñas, al menos no con pintauñas convencional).
  4. Ftalato de dibutilo (DBP): es una especie de plástico que impide a las uñas respirar y contribuye a que se vuelvan amarillentas. Aparte se sospecha que podría contribuír al cáncer y las mutaciones celulares.
  5. Parabenos: estos seguro que ya los conocéis porque últimamente han saltado a la fama. Se trata de conservantes, que no sólo impiden que la uña reciba nutrientes sino que también están relacionados con el cáncer de mama. Vamos, lo último que una quiere lucir en sus preciosas manitas.
Como podemos ver son cinco, de ahí que se suela decir que un pintauñas es "5-free" si no los contiene (traducido vendría a significar "sin los cinco"). Sin embargo existen muchos ingredientes más que, aunque no tan peligrosos, siguen encontrándose en pintauñas anunciados como ecológicos.

Ingredientes más tóxicos incluidos en los quitaesmales convencionales:

El quitaesmaltes es sencillamente un disolvente. El más común es la acetona, aunque algunos se anuncian como "sin acetona" pero contienen cosas igual de dañinas o parecidas (por ejemplo acetato de metilo o metiletilcetona). La acetona es irritante y puede producir mareos, irritación ocular, sequedad de la piel... no se sabe con seguridad si existe alguna ventaja al sustituir la acetona por acetato de metilo o metiletilcetona.

En Europa es muy difícil encontrar un pintauñas que sea realmente orgánico y ecológico, así que de momento tenemos que conformarnos con pintauñas "5-free". El que yo compré era de Santé, uno en un tono rosa perla y el otro en rojo oscuro metalizado. Personalmente mi marca de cosmética preferida es aquella que puedo hacer yo misma con lo que hay en mi cocina, pero en el caso del pintauñas aún no he conseguido una receta decente. Santé es una marca de cosmética orgánica de bajo coste (el Ryanair de la cosmética verde), así que en general la recomiendo a todo aquel que no tenga ganas de leer etiquetas o hacerse sus propios potingues, que no quiera gastarse mucho dinero y que quiera vivir de forma un poquitín más verde. Además la mayoría de sus productos son de muy buena calidad.

¡Y ahora sí, mi momento de gloria a lo Isasaweis!

OPINIÓN SOBRE LOS PINTAUÑAS ECOLÓGICOS DE SANTÉ:

Si empezamos por el envase, es minimalista y bastante elegante (pero seamos realistas, el mejor embalaje es aquél que no existe...). Los colores son bonitos. La lista de ingredientes del pintauñas me defraudó un poco (larga, larga y llena de cosas que no me gustaron, pero eso sí, "5-free"). El quitaesmaltes sin embargo me encantó, ya que está compuesto básicamente de alcohol, aceite de ricino, aceites esenciales y un par de cosas más.

El pintauñas se extiende con facilidad, aunque sinceramente, yo sigo notando un olor muy fuerte al aplicarlo. Quizás no tan horrible como con los pintauñas normales, que contaminan el aire de una casa entera, pero para mí un poco molesto.

Si le damos dos pasadas dura unos cuatro días en buenas condiciones (si eres una princesa y ni friegas ni cocinas ni haces nada de nada es posible que te dure una semana).

El quitaesmaltes no tiene un olor especialmente molesto, a diferencia de los quitaesmaltes normales. Cuesta un poco más quitar el esmalte que con uno convencional, y hay que frotar y refrotar hasta que desaparece por completo. Pero yo con sólo pensar en las cosas tan horripilantes que contienen los otros quitaesmaltes enseguida saco fuerzas para un refrotón más.

En cuanto al precio, antes de estar de oferta los pintauñas valían 11,40 € y el quitaesmaltes 6,50 € (en el momento en que escribí esta reseña).

opinión pintauñas santé

Veredicto: ¡no está mal! Al menos para ocasiones especiales (¿por ejemplo Navidad?). Pero estaría bien encontrar un esmalte verdaderamente ecológico, y hasta que lo haya la mejor opción de cara a la salud y el medio ambiente es... no pintarse las uñas. Quizás sea una buena elección para las fans empedernidas de los pintauñas que estén buscando una opción más verde (o por ejemplo, para aquellas que sean asmáticas o que estén embarazadas y no quieran arriesgar la salud de su hijo sólo por tener uñas de colores).
Nota: (por desgracia) nadie me ha pagado por hacer esta reseña... así que podéis dar por garantizado que se trata de mi opinión sincera sobre este producto.
¿Qué opináis? ¿Conocíais los efectos nocivos de los pintauñas tradicionales? ¿Os animaríais a probar alguno un poco más "eco"?

Una foto más de mi momento estelar como beauty blogger.
Después de una pausa de cinco años es difícil pintarse las uñas sin salirse.

¡Cuidado! ¡Leche con leche!

Continuando con la temática de la semana pasada hoy os traigo otro producto encontrado en el supermercado. En este caso se trata de un ejemplo del nivel de absurdo (¿absurdismo?) al que estamos llegando hoy día.

¿Soy sólo yo, o el aviso para alérgicos es un poquitín redundante?*

Y si la advertencia era realmente necesaria, ¿qué clase de mundo es éste, en el que uno ya no puede estar seguro de si la leche que compra contiene leche o no?

¡Peligro! ¡La leche contiene LECHE!
(por cierto, no era mía, quien haya leído el Estudio de China sabrá por qué).
 
*(Con todo el respeto a los alérgicos pero es que con esta etiqueta tengo material para una disertación filosófica de tres horas sobre el estado de nuestra sociedad, lo cual sería demasiado extenso para un Miércoles Mudo).

Este post pertenece a la iniciativa del “Miércoles Mudo” . Consiste en publicar cada miércoles una fotografía sin más explicaciones (de ahí lo de "mudo"). El post queda enlazado al blog de Maybelline, donde se puede visitar a todos los participantes. Si te interesa el origen del Miércoles Mudo y las reglas a seguir puedes leerlas aquí.

Arbol de Navidad DIY

A pesar de tener ya más años que Matusalén sigo sin tener mi propio árbol de Navidad. Quizás sea porque siempre andamos cortos de espacio y comprar algo que sólo sirve dos semanas al año me suena a despilfarro de metros cuadrados. O a lo mejor es que sigo ahorrando para comprarme uno original y de madera como éste. Sea como sea, el no tenerlo tiene también su lado bueno, y es que cada año por estas fechas me toca encender la bombillita creativa y crear un árbol de Navidad con cosas que tengo por casa (normalmente cuando se me ocurre la idea hace frío fuera, es domingo y está todo cerrado). Esta vez os traigo un árbol de navidad DIY hecho con botellas, papel de periódico, cartón y algunas cintas de regalo recicladas.

arbol navidad diy
Para hacer el árbol de Navidad necesitamos:

  • Botellas de cristal o de plástico para hacer la base (si son de plástico hay que ponerles un poco de agua dentro para pesen más y no se vuelquen),
  • Papel de periódico (para los más sofisticados nada como esos periódicos extranjeros que te dan al subir al avión...),
  • Alguna caja o cartón viejo,
  • Cintas decorativas
  • Tijeras y pegamento


Cómo se hace el árbol de Navidad:
Hacemos un cono de papel de periódico y lo recortamos a la altura deseada. Lo ponemos sobre la botella. Si se ve el pie de la botella podemos forrarlo también con papel de periódico.
Formamos los conos y recortamos la base. Los periódicos extranjeros dan más puntos.



Recortamos estrellas de cartón. Para darles volumen marcamos todos los radios con un cutter, sin llegar a cortar del todo, y doblamos como en las fotos:

Doblamos...

Una gota de pegamento y pegamos la estrella en el árbol.
Visto que era tan fácil y rápido de hacer decidí hacer una composición con tres arbolitos:
como hacer un arbol de navidad
Y así es como queda encima del mueble, con foto familiar (un poco borrosa) incluida.
¿Qué os parece? ¿Pasaré el examen de DIY navideños?
Por cierto, si os ha entrado la vena creativa podéis encontrar más ideas navideñas en la Fiesta de Navidad de Mil Nubes de Colores.



¿Gandules verdes?

Andaba yo feliz por el supermercado y me encontré con esto. No sé si se trata de ecologistas holgazanes o es una variedad de guisante que no tiene ningunas ganas de cocerse. Si alguien sabe algo que me lo explique. Para quien no entienda mi sorpresa, he aquí una pista. La RAE parece no saber nada de los gandules verdes.

Gandules verdes. Como lo oyen.
¡Feliz miércoles a todos!

Este post pertenece a la iniciativa del “Miércoles Mudo” . Consiste en publicar cada miércoles una fotografía sin más explicaciones (de ahí lo de "mudo"). El post queda enlazado al blog de Maybelline, donde se puede visitar a todos los participantes. Si te interesa el origen del Miércoles Mudo y las reglas a seguir puedes leerlas aquí.

Portear o no portear, esa es la cuestión.

Vuelve el Miércoles Mudo... ¡hay que ver cómo pasan las semanas!

Portear bebe con ergo carrier

Para que luego digáis que no hay ninguna foto mía en el blog. Aquí tenéis una con dos cabezas :-P

Este post pertenece a la iniciativa del “Miércoles Mudo” . Consiste en publicar cada miércoles una fotografía sin más explicaciones (de ahí lo de "mudo"). El post queda enlazado al blog de Maybelline, donde se puede visitar a todos los participantes. Si te interesa el origen del Miércoles Mudo y las reglas a seguir puedes leerlas aquí.

Receta de curry con dahl y arroz basmati (vegetariana)

Que levanten la mano los fans de la cocina india. ¿Nadie? ¿Seguro? ¡Pues a mí me encanta! No sólo la cocina, sino que también muchas otras cosas relacionadas con su cultura: el té, las especias, las fiestas, el yoga... y la cantidad de vegetarianos (creo que la mayoría de los vegetarianos de la India pertenecen a la casta de los Brahmanes, supuestamente la casta de mayor pureza espiritual a la que no se le permite cometer ningún acto impuro, ¡entre ellos matar animales, claro está!). Una de las cosas que me encantaría hacer un día es visitarla, y ya de paso hacer un curso de cocina india en condiciones. Pero hasta que llegue ese momento tendré que conformarme con la única receta que conozco: el curry con dahl y arroz basmati, uno de nuestros platos preferidos en casa.
Nota: no soy una experta doctorada en cultura y cocina de la India, así que si algún conocedor(a) se pasa por aquí y encuentra algún error le ruego que no se lo tome a mal :)
receta de curry con dahl y arroz basmati

Una razón más para visitar la India: su uso tan creativo del idioma del Imperio (fuente)

Receta de curry con dahl y arroz basmati

1. PARA EL CURRY

El curry en sí viene a ser una concocción de verduras variadas. En este caso el ingrediente principal es la coliflor, pero podría ser cualquier otra cosa.

Ingredientes:

  • 1 coliflor pequeña
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 1 patata
  • 1 taza de leche de coco o cualquier otra leche vegetal
  • 2 ajos triturados

Especias:

  • 1 cucharadita y media de curry
  • 1/2 cucharadita de garam masala
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma
  • 1 cucharadita de comino molido
  • Una pizca de pimienta cayena 

Cómo se hace el curry:

  1. Sofreímos las cebollas y las zanahorias troceadas en un poquito de aceite o manteca de coco. 
  2. Añadimos la coliflor y las patatas en daditos y le damos una vuelta en el aceite. A continuación añadimos la leche, la sal y las especias (excepto la cúrcuma) y dejamos que se cocine durante unos 20 - 30 minutos.
  3. Por último añadimos también la cúrcuma.

2. PARA EL DAHL

El dahl (también daal o dal) son lentejas (a veces también guisantes o alubias) peladas y partidas por la mitad. Las lentejas suelen tener un color anaranjado. Al cocinarlas se quedan blanditas y si no les ponemos especias su sabor es my suave y agradable (a los bebés les encanta como papilla, y además tiene mucho hierro).

Coliflor y dahl
Ingredientes para preparar el dahl:

  • 1 taza de lentejas peladas (dahl)
  • 2,5 - 3 tazas de agua o caldo de verduras
  • 1/2 cebolla
  • 1 ajo picado

Especias:

  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • 1/2 cucharadita de pimentón picante

Cómo se hace:

  1. Cocinamos las lentejas a fuego lento 15 - 20 minutos (hasta que queden blanditas)
  2. Sofreímos la cebolla aparte y la añadimos a las lentejas
  3. Añadimos las especias y el ajo.

3. CÓMO SERVIR EL CURRY:

Servimos las verduras junto a las lentejas junto con pan o arroz basmati (el arroz basmati integral se cocina con la proporción 1:2,5 arroz - agua).

Espero que os haya gustado. ¿Vosotras soléis hacer algún plato indio en casa?

El curry es genial para los días fríos (aunque en verano también nos encanta)


Miércoles mudo: tres principios


Dado que últimamente no tengo tiempo ni para respirar he decidido sumarme a la (muy práctica) iniciativa del “Miércoles Mudo” . Consiste en publicar cada miércoles una fotografía sin más explicaciones (de ahí lo de "mudo"). El post queda enlazado al blog de Maybelline, donde se puede visitar a todos los participantes. Si te interesa el origen del Miércoles Mudo y las reglas a seguir puedes leerlas aquí.

De cómo hoy planté un árbol al estilo 2013

Hace tiempo vi en algún sitio web un logo con el mensaje "This blog is CO2 neutral". Hasta ese momento no se me había pasado por la cabeza que teniendo un blog estaba contribuyendo al calentamiento global (y fijáos que soy una obsesa de esas cosas... pero esto se me pasó) e inmediatamente me invadió el sentimiento de culpabilidad, más aún al leer que Tres Arándanos (y cualquier otro blog) produce 0.02 gramos de CO2 por visita. No respondo de la veracidad de los datos porque desde aquí no se huelen los gases... pero en caso de ser cierto, esta cifra puede llegar a traducirse en en muchos kilos de CO2 al año (siempre y cuando seas una auténtica diva de la web), y si eres un blog como Tres Arándanos... bueno, en ese caso resulta ser bastante menos, pero aún así somos muchos blogs diminutos guardando nuestros posts en servidores ubicados vete-tú-a-saber-dónde, usando energía eléctrica día y noche por si acaso a mí o a algún australiano se nos ocurre levantarnos a las 3:30 de la madrugada a escribir una receta de buñuelos veganos que nadie va a leer...

En fin, para no enrollarme demasiado, como buena eco-friki que soy investigué el asunto y descubrí que existen algunas empresas que están dispuestas a plantar un árbol para contrarrestar los gases emitidos por el cochino de tu blog a cambio de que les hagas un poco de propaganda y que les des un poquito de "link-love". Es lo que llaman "Proyecto un blog - un árbol", ya que se supone que con el árbol contrarrestas todos los "contratiempos" que le estás causando al medio ambiente teniendo un blog. Así que eso es lo que estoy haciendo ahora mismo... plantar un árbol a distancia, o mejor dicho, pidiéndoles a ellos que lo planten en mi lugar. Se supone que después te envían hasta un certificado de apadrinamiento del árbol en cuestión. ¿Parece un buen trato, no? ¿Qué os parece? ¿Os apuntáis?

Yo pongo este botón en la barra lateral
y ellos plantan un árbol :)

¡Que tengáis un buen fin de semana!



Avalancha de "premios"

Hace cosa de un mes me llevé una sorpresa al descubrir que Mara de "Mil nubes de colores" me había dejado en el buzón un "Premio Liebster". Por si eso fuera poco, un par de semanas más tarde llegó el premio "Best Blog" de la mano de Olga de IdeandoArt, y dos días después otro Liebster de parte de Susana de Té con limón y canela.

El que no sepa de qué va esto estará pensando ahora mismo "qué cantidad de premios, esto si que es un blog de calidad". Bueno, siento decepcionaros... en realidad esto más que premios es una especie de juego en red, aunque eso sí, sirve también para mostrar tu aprecio por el blog de otro, porque al fin y al cabo tú eliges a quién vas a nominar. Por cierto,  la palabra "liebster" es alemana y significa algo así como "los más queridos". No confundir con "lobster", que es una cosa totalmente distinta.

Ramo para las nuevas nominadas :)
Teniendo en cuenta que tengo aquí un cubo lleno hasta arriba de premios para repartir y que no soy Papá Noël ni tengo renos como ayudantes he decidido cambiar un poco las reglas y hacer una entrada "3 en 1":

Justo lo que necesito ahora mismo.
En primer lugar, ¿quiénes son estas damas maravillosas que tan magnánimamente se acordaron de los Tres Arándanos?

  • Mil nubes de colores es un blog encantador de DIY, escrito en un tono dulce y lleno de ilusión, 
  • Té con limón y canela es un rinconcito lleno de recetas y manualidades que desbordan cariño,
  • IdeandoArt es el paraíso de los cupcakes (lo que mi abuela denominaría madalenas), el crochet y alguna que otra maravilla más (y por cierto, es un blog muy bien escrito),

Y ahora al grano, Marciano:

¿CÓMO FUNCIONAN LOS "PREMIOS LIEBSTER"?*

Esta es la lista de cosas que debes hacer si te nominan (no os preocupéis, si no la cumplís a rajatabla nadie os va a denunciar):
  1. Agradecer la nominación siguiendo el blog de quien te nominó,
  2. Responder a las once preguntas que formula quien te da el premio,
  3. Conceder el premio a once blogs que te gusten (tienen que tener menos de 200 seguidores). ¿Por qué once? Porque si abres más blogs a la vez se te bloquea el Chrome.
  4. Hacer once preguntas para los nuevos premiados,
  5. Informar del premio a los blogs que hayas premiado,
  6. Visitar el blog de los que han sido premiados contigo,
  7. Evitar enviar el premio al blog que te lo concedió.
AHÍ VAN MIS RESPUESTAS A LAS PREGUNTAS DE MARA**:

¿Agradeces a alguien el haber comenzado con tu blog?
A la Renacuaja (también conocida como Arandanita), porque empecé a escribir estando de baja por maternidad.

¿Cómo te ves de aquí a un año?
Trabajando en casa en pantunflas, con una sonrisa y haciendo las cosas que me encantan, mientras sorbó té y escucho mantras a todo volumen.

Una lectura que recomiendas:
¿Sólo una? Quizás "El Estudio Chino", porque es un libro que puede cambiar tu manera de vivir y de pensar.

Un animal con el que te identificas:
Una ardilla que va guardando avellanas para el invierno pero luego nunca se acuerda de dónde las puso.

Una frase:
"Find your inner warrior, not your inner worrier."

Un recuerdo:
Cuando era pequeña me subía a un árbol para poder leer en paz sin que nadie pudiera encontrarme.

Un sueño de la infancia:
Ser escritora. (No lo soy... pero al menos ahora tengo un blog para explayarme).

¿Con qué estación del año te identificas?
Con la primavera, que está llena de ideas, de proyectos...

Alguien al que admires o hayas admirado:
Mi padre.
Leonardo da Vinci.
(En ese orden)

El lugar del mundo en el que te encontraríamos si te perdieses:
Podría perderme sin gran esfuerzo a dos manzanas de casa, pero si pudiera elegir me marcharía encantada a alguna isla de Indonesia.

¿Algo que añadir para que te conozcamos un poquito más?
Soy zurda. Y vegetariana. Pero no me gusta mucho hablar de mí misma en el blog...

¡Y ahora la parte divertida! ¿QUIÉNES SON LOS SIGUIENTES NOMINADOS?

Si alguna no quiere pasar a recoger el premio porque ya se le salen por las orejas lo entenderé... en ese caso nos lo repartiremos entre las demás. (Por cierto, elegid uno u otro, el Liebster o el Best Blog, que esto es "à la carte"). Os he puesto en orden alfabético para evitar rencillas entre hermanas. Espero no haberme olvidado de nadie...

Quinoa Wakame, mi vegana favorita,
Nuvens de Alface, mi muy querida amiga portuguesa,
Mery Bloguera, una super mamá que hace cosas divertidas,
Las cosas de Mumma, el blog creativo de Inma,
La reina de mi casa, creadora de cosas bonitas,
El ganchillo de mamá Paqui, maravillas de ganchillo que ya quisiera yo saber hacer,
Cositas de Herme, una mamá que hace manualidades encantadoras,
Conchitas Chiribitas, un blog imaginativo y con mucho humor,
Canela y Naranja creativa y de prosa impecable,
Alicante Scrap fantástico blog de scrapbooking,
Acotío Decó, no sólo el nombre es lo más sino que también muestra espacios preciosos en su blog.

Las preguntas a contestar son:

¿De dónde viene el nombre de tu blog?
¿De qué trabajarías si no necesitaras un sueldo para vivir?
¿Dónde te ves dentro de un año?
Nombre de una persona a la que admires y por qué,
¿Qué te gusta hacer durante el fin de semana?
¿Qué es lo mejor que te ha pasado en la vida?
¿Alguna anécdota divertida?
¡Recomiéndanos un libro!
Recomiéndanos un sitio de internet (aparte de tu blog :-D)
¿Dulce o salado?
Para terminar, déjanos un pensamiento positivo que nos inspire.

Hale, ya tenéis deberes para una tarde... ¡besos a todas!
* Los premios Liebster y los Best Blog son más o menos lo mismo** He contestado a las preguntas de Mara porque fue la primera en nominarme, si no no habría acabado nunca de escribir esta entrada.
¡¡Por cierto, el sorteo de los colgantes sigue abierto hasta este domingo!!



Cómo hacer un termo (DIY)

¿Os habéis planteado la posibilidad de hacer un termo casero? Yo desde que descubrí el té, allá en mis tiempos de universitaria, me convertí en una auténtica fan de los termos: la idea de poder llevar conmigo una bebida calentita para sorberla en cualquier sitio me fascinaba. Antes de aquello los termos siempre me habían recordado a los picnics que describía Enid Blyton, en los que "Los Cinco" siempre andaban merendando bocadillos, limonada, pastel de carne (OMG!! ¿Qué será eso? ¿Se podrá hacer con seitán?) y bebidas calientes que seguro que llevaban en un termo, todo ello con una mantita de cuadros y un perro para completar la escena bucólica.

como hacer un termo
Así quedó el termo hecho con aislante acústico y una botella de salsa de tomate...
A día de hoy debo de tener unos cuatro o cinco termos de distintos tamaños, modelos y colores. Hoy os traigo uno que hice yo misma con materiales de deshecho, y que para ser casero no me ha dado mal resultado.

Para hacer el termo necesitaremos:
  • Un retal de tejido gordo, por ejemplo un suéter viejo. Yo tenía un trozo de aislante acústico (no me preguntéis por qué) y eso es lo que usé,
  • Hilo grueso y aguja saquera,
  • Una botella de cristal con tapón de rosca, la mía era de salsa de tomate, comprobad que cierre bien y que no se salga el líquido al moverla.



Cómo se hace el termo:
  1. Marcamos la base de la botella sobre el material aislante y recortamos un círculo que será la base de nuestro termo,
  2. Ponemos una cinta métrica alrededor de la botella y medimos la longitud de la circunferencia (L). Esta será la longitud del rectángulo del cuerpo del abriguito del termo. La altura del rectángulo será la de la botella más dos o tres centímetros (h),
  3. A la altura a la que se estrecha el cuello de la botella hacemos pequeños agujeros para pasar el cordel de cierre, 
  4. Cosemos la costura vertical (marcada en morado en el esquema) y a continuación la costura circular que une el cuerpo a la base (en verde). Podéis usar puntos grandes y vistosos, por ejemplo en cruz,
  5. Pasamos el cordel por los agujeros y colocamos la botella de cristal dentro del "abrigo" que acabamos de coser.
diy termo
Esquema de corte de las piezas de aislante

termo hecho con lana
Puntadas vistas en la base y el lateral
Cuando queráis usar el termo lo llenáis, lo cerráis bien y lo metéis dentro de la funda aislante. Una vez en casa basta con meter la botella en el lavavajillas. ¿Veis qué fácil? Un DIY para que vuestras mañanas en la oficina o en clase sean mucho más alegres y acogedoras.




¡Que tengáis un fin de semana encantador y diogenero! Con esta entrada participamos en la IV fiesta de enlaces de las #diogeneras.

PD: Si te ha gustado este DIY puedes seguir al blog de Tres Arándanos en Facebook o en Blogger. Siempre publico manualidades originales (no fotos de otros) y recetas (sanas y vegetarianas) con las que te chuparás los dedos de las manos y de los pies. Y ahora manos a la obra, a hacer tu propio termo para café (o lo que más te guste).