5 ideas para un día más ecológico con poco esfuerzo

Mañana, 22 de abril, es el día de la Tierra y he pensado que sería maravilloso poder celebrarlo haciendo un pequeño cambio "verde" en nuestra rutina diaria. Como este año cae en sábado (festivo para muchos) no hay excusas para no unirse al movimiento #DiaDeLaTierra. He aquí cinco ideas fáciles para ser más ecológicos con poco esfuerzo:



1. APÚNTATE A UN DÍA SIN TECNOLOGÍA


¿Os imagináis? ¿Todo un día sin encender el ordenador? ¿Sin ver la tele? ¿Sin mirar los emails? O incluso más tremendo: ¿dejarse el móvil en casa, APAGADO?

"¡Dios mío, Arándana, estás majareta! Una cosa es sobrevivir una hora sin wifi mientras voy a comprar el pan, pero, ¿sin móvil? ¿Y si ocurre una catástrofe, una urgencia, se parte el mundo en dos y me caigo en una grieta? Venga ya, por esos cuatro microvatios que gasta mi esmartfón no va a pasar nada..."

Si alguien lo prueba y sobrevive que me lo cuente. No sé cómo es posible que no nos muriéramos todos en 1989, sin móvil, sin wifi, sin feisbuk...

2. QUÍTALE EL POLVO A LA BICICLETA. SAL AL CAMPO. RECONOCE QUE LOS GIMNASIOS HUELEN A PIES.

Está bien. Lo del móvil era broma. Sé que no vais a hacerlo.
Segunda eco-oportunidad. 
Ya sabemos que los combustibles fósiles son el demonio con corbata, por eso, este sábado elige una excursión en bicicleta,a pie o en tren.
No he añadido el autobús porque -lo reconozco- le tengo manía. Sí, soy una ecologista que le tiene tirria al bus, y lo admito públicamente. Pero es que la barra esa de donde se agarran todos con las manos llenas de mocos me da mucho asquito. Así que eso lo comprendo y lo perdono con toda mi magnanimidad.


3. SÓLO POR HOY... COME ECOLÓGICO.  O LOCAL. O VEGETARIANO. O TODO A LA VEZ.

"¿Otra vez dando la vara con eso de no comer carne? Arándana, ya cansas con ese rollo."
Pero es cierto. Y si no, haz la cuenta de cuantos metros cuadrados de campo sembrado y cuantos litros de agua hubo que gastar para que creciera esa vaca con la que hacen las hamburguesitas esas que huelen tan bien en el MacDólars. (O esas longanicitas "caseras" con pimiento verde. Lo de caseras es lo que más gracia me hace, porque a lo mejor vuestra mamá es una excepción, pero la mía no ha hecho longanizas en casa en su vida).
Dejando las longanizas aparte, la huella de carbono de los veganos es mucho menor que la de los vegetarianos, y ésta a su vez bastante menor que la de los omnívoros. Fuente.

4. ABANDONA DE UNA VEZ LAS BOTELLAS DE PLÁSTICO

¡No son buenas para ti ni para el entorno! Deja de comprar refrescos enlatados y apúntate al agua del grifo. Si en tu ciudad es horrible te recomiendo un filtro, nosotros tenemos uno y no podemos estar más contentos.

Yo hasta ahora había estado usando las botellas - cantimplora de Sigg pero hace poco me regalé una de vidrio con fundita de silicona y es mi nuevo amor, no voy a ningún sitio sin ella... es preciosa, transparente y limpia. ¡Me encanta!

Mi nueva botella favorita: de vidrio. Foto cortesía de Amazon / Miu
5. DÚCHATE EN VEZ DE BAÑARTE

O no te bañes (es broma, es broma, no soy tan hippy...). O si tienes que bañarte, en plan spa, al menos báñate con alguien. ¡Así usaréis la mitad de agua!

¡Os deseo un feliz Día de la Tierra lleno de besos y abrazos reciclados! Contadme qué se os ocurre para celebrarlo... y ya sabéis: ¡lo importante es participar!

4 comentarios:

  1. ¡Cómo me gusta tu post, Arándana!, a lo mejor es que me siento muy identificada y me resulta muy fácil: aparatos (no los necesito, vaya, quitando el minipimer), bicicleta (mi medio de transporte favorito, cuando era chica, vaya, adolescente, iba al colegio en bici, era la única, y en Málaga me conocían por "la niña de la bicicleta"), comer vegano (no problem, desde hace más de 20 años), agua del grifo de toda la vida, y la ducha es lo mejor que existe (en el baño, si alguna vez en una década se me ocurre meterme en uno, o me duermo o me pongo nerviosa y no duro mucho ;-) ).
    Todo lo que podamos hacer por la Tierra es poco. Otras cosas que se me ocurren es: reciclar, llevar bolsas de tela a la compra, consumir lo menos posible (me refiero a la costumbre actual de comprar-porque-me gusta y tirar-porque-ha salido-algo-nuevo), de ahí llegamos a "reparar" en vez de "tirar" y de "sustituir", y una cosa muy importante: planificar la comida para no acabar tirándola (vaya, no se trata ni siquiera de hacer un plan semanal de lo que vamos a cmoer, yo soy muy espontanea en ese sentido, sino de mirar lo que tenemos en la nevera y la despensa y comer las cosas antes de que se pongan malas), actualmente se tiran toneladas de comida, y eso es un contradiós como la copa de un pino.
    Un abrazo, y que lo paséis bien por Arandanolandia, que tiene que estar muy bonita :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rocío, tú eres sin duda la persona más ecológica que conozco! Y además persistes, se te nota que lo tuyo no es una moda pasajera. Así que, qué voy a decirte... enhorabuena :)

      Eliminar

Deja un comentario y cuéntanos tu opinión, tus experiencias... ¡nos interesa saber lo que piensas!