La caja QuéBox sin gluten y sin lactosa

Hace un par de semanas me trajo un mensajero una cajita QuéBox, concretamente la del mes de julio. Para quien no la conozca, se trata de una caja sorpresa con productos sin gluten y sin lactosa, creada por www.quepuedocomer.es, un portal para alérgicos, celíacos y gente con otras intolerancias alimentarias. En su página tienen además un buscador muy útil y una aplicación móvil que sirven para encontrar alimentos que son alérgenos comunes (por ejemplo huevo, cacahuete, leche...). El buscador también permite seleccionar sólo productos veganos.

La caja venía muy bien empaquetada, y al abrirla parecía que acabaran de llegar a casa los Reyes Magos.

La mía llevaba unos quince o dieciséis productos, casi todos de tamaño normal (no eran muestras), todos sin gluten y sin lactosa, entre ellos algunos ecológicos y al menos uno halal. Incluía además una tabla detallada de cada producto, indicando si contenía huevo, leche, sésamo, etc. 



Además venía con varios descuentos y folletos informativos. Es conveniente apuntar que no todos los productos son vegetarianos (en concreto, mi caja llevaba gominolas de gelatina y una conserva de pollo. Estos dos productos no pude probarlos, pero encontré a dos voluntarios que los aceptaron de muy buen grado).

Aquí puede verse un poco mejor lo que contenía (falta la foto del agar-agar, que se me quedó entre los folletos y descuentos). Lo que más me gustó puede verse en la esquina inferior derecha: 





Esta es la lista completa de productos incluidos, junto con mis comentarios:

LO QUE NOS GUSTÓ:

·         Galletas ecológicas sin gluten Soria Natural: me alegró mucho verlas en el paquete porque son unas de mis preferidas y las había comprado ya varias veces. Me encantó poder probar todas las variedades (era un surtido) y desaparecieron volando durante la sobremesa, en compañía de un buen té:




·         Nata de cocina vegana Alpro Soja, es ideal para sopas y pastas pero no para montar. El sabor y la textura nos gustaron, aunque no conseguí descubrir si era soja de origen europeo o no, o si se trataba de un cultivo transgénico,

·         Barrita ecológica de frutos secos Taste of Nature: ¡buenísima! Y además ecológica. Repetiré.

·         Cerveza sin gluten Ambar: me sorprendió descubrir que existía la cerveza sin gluten. Yo no tomo alcohol pero se la cedí al señor Arándano, que atestiguó que era buena y que no notaba ninguna diferencia de sabor en comparación con la cerveza común,

·         Mezcla de harina para hacer pan sin gluten Natur Improver: es sencillísimo de hacer, porque lleva ya hasta la levadura. Lo hice sin panificadora, usando un molde forrado con papel de hornear, y me quedó bien. Además venía con un descuento para la primera compra en la web del fabricante,

·         Pasta para sopa de letras sin gluten Harisín: tanto a mí como a Arandanita nos gustaron mucho, las puse en una deliciosa sopa de calabaza junto con la nata de soja que nos sirvió de cena:


·         Trocitos de manzana para llevar Casual Fruit: el formato es interesante, el producto está bueno y puede ser útil para llevar en el bolso para una emergencia, pero las manzanas “de verdad” también son bastante portátiles, aunque abulten y pesen un poco más. Podría ser una opción para esos niños que ven una fruta y salen corriendo en la dirección opuesta, o como alternativa sana a las típicas golosinas.

·         Infusiones en frío de Hornimans: se trata de bolsitas de té que se echan directamente en agua fría, con hielo incluso, y se hacen en cinco minutos. Nunca había visto algo así y seguro que puede ser práctico en algunos casos (por ejemplo, para ir de picnic). De las tres me quedaría con la de té verde con limón, aunque en casa los votos quedaron divididos:




·         Mayonesa y salsa cocktail de Ybarra: se trataba de dos frascos enormes, enormes. Eran la mayonesa y salsa rosa de toda la vida, que ahora las hacen también sin lactosa y sin gluten, aunque siguen conteniendo huevo,

·         Una pequeña muestra de agar-agar (sustituto vegetal y natural de la gelatina), que me gustó mucho porque lo uso para hacer púdines, queso de anacardos y yogur de soja. El sobrecito era pequeño, pero una cucharadita cunde mucho,

·         Cacao soluble Maykhel: intenté por todos los medios disolverlo en leche de arroz fría pero no hubo manera de acabar con los grumos. Así que tendrá que esperar a la temporada invernal. Por desgracia contiene bastante azúcar y el cacao no era de comercio justo. Pero está fabricado en España sin leche, sin gluten y sin frutos secos,

·         Patatas fritas Santo Reino: este es uno de los productos que yo tampoco probé, ya que no soy fan de los fritos. Así que se fue directo a casa de la bisabuela Arándana, que a sus frondosos ochentaytantos disfrutó con ellas de lo lindo.

LO QUE NO NOS GUSTÓ:

·         Golosinas Dulceplus: como ya os conté en una ocasión no me gustan los dulces ni me parece bien dárselos a los niños. Además están fabricadas con gelatina de origen animal (aunque, curiosamente, halal: creo que el dato podría interesarle a algunas de mis lectoras multiculturales).

·         Bebida de Aloe Vera Támesis: personalmente no bebo nada que no sea agua, zumo natural, té o leche vegetal. Así que no puedo opinar sobre este refresco.

·         Pechuga de pollo en conserva: para mí, el único producto totalmente prescindible de la cesta, ya que en casa somos vegetarianos.

VEREDICTO FINAL:

La cajita está muy bien, especialmente para familias con miembros alérgicos o celíacos que quieran descubrir productos nuevos. Para alguien a quien acaban de diagnosticarle una alergia y anda un poco perdido o triste por las nuevas restricciones puede ser una alegría encontrarse de pronto con tantas cosas que SÍ puede comer.

En cuanto al precio, la cajita la ofrecen en este momento por 19,90 €, gastos de envío incluidos, y prometen que el valor del contenido será siempre mayor que el de la caja. En mi caso lo calculé y definitivamente es cierto, si hubiera comprado cada artículo por separado el precio final habría sido aproximadamente el doble, lo cual compensa por los artículos que podrían no gustarnos. A mí algunos productos me gustaron mucho, pero de los dieciséis hubo también unos pocos que habría excluido.

Por lo que he leído en su web están planteándose sacar una nueva versión de la cajita sin huevo y sin leche cuando tengan suficientes interesados.

Mi única crítica: sería genial que un día ofrecieran también una caja vegetariana, y que se plantearan aumentar los alimentos orgánicos y de origen nacional y reducir los productos con azúcar al mínimo.

En conclusión: si eres celíaco o intolerante a la lactosa te recomiendo probar una y ver por ti mismo qué te parece.  

23 comentarios:

  1. Pues está muy bien que haya este tipo de cajas para intolerancias. Soy consumidora de productos sin gluten, ecológicos, veganos y vegetarianos, y lo que me molesta muchísimo es encontrar que en estos alimentos utilicen aceite de palma. Sobretodo en el apartado sin gluten casi todo lleva aceite de palma. Lo compré una vez, ahora ya paso de comprarlos y todo lo que puedo lo elaboro en casa con aceite de oliva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces bien!! Yo también intento evitar el aceite de palma por su repercusión ecológica.

      Eliminar
  2. Me gusta!!, tengo una amiga que le puede interesar muy mucho ;) Gracias guapa!!!
    Beso.

    ResponderEliminar
  3. Leyendote he aprendido varias palabras que no conocía.... Y tampoco sabía que existe cerveza sin gluten! Qué curioso.
    Saludos desde la otra punta del continente. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a publicar un diccionario de dialecto arándano :P

      Eliminar
  4. jodooo, que cara... podrian poner menos productos para que resultara mas barata, por lo demas me gusta mucho.. besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si leen tu comentario, igual no sería mala idea. Aunque si te apaña todo lo que lleva yo no la veo cara. Lo malo es si la mitad no te gusta...

      Eliminar
  5. mi suegro es celíaco, le voy a decir que se apunte para probar cosas!

    (damm también tiene cerveza sin gluten, pero nos da un poco de miedo la contaminación cruzada, somos un poco paranoicos con mi suegro! ><)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, yo no entiendo pero pensaba que si en la etiqueta ponía "sin gluten" era verdad (por lo de la gente que luego va y los demanda, y esas cosas... digo yo que no pueden jugar mucho con esas cosas).

      Eliminar
  6. En realidad la idea no es mala, pero eso de que sea sorpresa (y mira que me gustan las sorpresas, eh?!), pues me parece un tanto absurdo, ya que habrá productos que no se comprarían normalmente, y aunque se les pueda regalar a alguien, pero me parece una tontería. Además por lo que veo, hay productos convencionales (como la mayonesa de Ybarra), y para eso no hace falta una caja sorpresa, por mucho que la mayonesa no tengo lactosa ni glúten (vaya, es que ni siquiera sé dónde encaja la lactosa y el gluten en una mayonesa con huevo. Es como si compras una botella de agua o un paquete de espinacas y te pone en la etiqueta "sin gluten").
    En fin, que no me convence mucho a mi esto de la caja sorpresa.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, Rocío, definitivamente no veo yo que sea tu estilo, qué va :)

      Eliminar
  7. Entonces, ¿no sabes lo que trae hasta que te llega? Mmmmmm, no estoy segura de si me convence, la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que lo publican antes en su web, puedes preguntarlo...

      Eliminar
  8. Me parece muy interesante.
    Aunque eso de no saber lo que vas a recibir... Se puede mirar por el lado positivo (sorpresa, yuju!!!) o por el negativo (a ver qué nos ha tocado).
    La veo muy interesante para celíacos y para curiosos gastronómicos... :-)
    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que para los muy pejigueros con la alimentación estas cosas no son, es más para aquél que le guste más o menos todo.

      Eliminar
  9. Cuando descubrí la caja pensé lo mismo respecto al tema de los azúcares. Nosotros en casa no comemos, sobretodo yo por el tema de la candidiasis. Me parece el concepto interesante pero como no consumimos nada de todo lo que mandan pues es tontería coger una xD Al menos vosotros pudisteis aprovechar casi toda la caja :)
    Y ya que están podrían poner la opción de caja vegetariana sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también intento evitar el azúcar añadido siempre. Y si pusieran la opción vegetariana estaría muy bien :)

      Eliminar
  10. Hace poco oi hablar de esta cajita, y la verdad, es que me parece genial :) sobre todo, porque porque algunos productos para celíacos son algo carillos, se pasan mucho con el precio, sinceramente... Un besito!

    ResponderEliminar

Deja un comentario y cuéntanos tu opinión, tus experiencias... ¡nos interesa saber lo que piensas!