Razones para comprar ropa infantil de segunda mano

Se avecina la temporada otoñal, así que hace unos días estuve mirando qué cosas se le han quedado pequeñas a Arandanita y se irán al altillo a esperar tiempos mejores y qué cosas podremos reciclar para el año que viene. Y visto que había que completar la colección de ropa infantil "vuelta al cole", aprovechamos una excursión al mercadillo (¡sí, sí, el mercadillo callejero!) para dar con un par de prendas infantiles buenas, bonitas, baratas... y usadas. 

Modelito número 1: ni es rosa ni lleva princesas. ¡Bien!

Algunos se preguntarán por qué lo hago, por qué comprar ropa de segunda mano cuando hay tantas marcas que ofrecen ropa nueva a precios tirados. Las razones principales son tres: 

En primer lugar, porque no quiero fomentar los talleres del tercer mundo en los que otros niños menos afortunados cosen para los nuestros, mientras pueda evitarlo. La ropa barata suele suponer malos salarios y malas condiciones de trabajo para el trabajador. En este link podéis ver una imagen interesante relacionada con el tema. Ya sé que la ropa de segunda mano puede proceder también de fábricas tipo "sweatshop", pero le estamos dando una nueva vida al mismo objeto en vez de producir prendas nuevas, lo cual nos lleva al siguiente punto:

En segundo lugar, me gusta la idea de reciclar la ropa. Con ello evitamos usar materias primas nuevas y ayudamos a conservar la naturaleza. Además, la ropa infantil de segunda mano en muchos casos está prácticamente nueva, porque los niños crecen y se les queda pequeña muy rápido,

Y por último, ¡la ropa usada puede resultar muy económica! No os cuento lo que me costaron estas cuatro cositas de las fotos y os dejo que lo adivinéis en los comentarios. Por muy ecológicos que queramos ser, la ropa de materiales naturales, reciclados, ecológicos, de comercio justo, etc, etc, puede llegar a resultar muy cara. Y los niños pequeños se manchan, se tiran por el suelo y saltan en el barro (o, al menos, deberían poder hacerlo). 

Modelito número 2: rojo y con un mensaje sensato (y sin faltas de ortografía): "Love, peace and happiness". 


¿Qué opináis? ¿Habéis comprado alguna vez ropa en tiendas de segunda mano o ropa usada en mercadillos callejeros? Y si lo hacéis, ¿os da vergüenza admitirlo u os alegráis de poder contar vuestros hallazgos a quienes os rodean?

12 comentarios:

  1. Me encanta este post para aprovechar las cosas!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, es una buena manera de ahorrar y aprovechar prendas.

      Eliminar
  2. Yo cuando vivía en España sí que compré alguna vez algo usado. Lo típico que necesitas sólo para alguna ocasión puntual y da rabia gastarte un pastón para algo que no vas a amortizar. Aunque también he tirado de préstamos, por ejemplo me casé con una americana blanca prestada. No quería comprarme una sabiendo que no la iba a usar más.
    Y los préstamos también son geniales para equipar a los niños. Ojalá tuviera cerca a mis amigas para pasarnos ropa infantil entre nosotras y poder aprovecharla más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco tengo ningún problema con los préstamos o con prestar, pero la verdad es que (como tú) no tengo muchos candidatos por aquí :)

      Eliminar
  3. Yo compro en varias webs de segunda mano (la del mercadillo suele ser mas gastadita) y supercontenta. Mas o menos compro por las mismas razones que tu: precio, conciencia ecologica y siento que contribuyo algo a la no explotacion de niños sin gastarme medio sueldo en ropa de comercio justo (que aparte esteticamente no suele ser de mi gusto). Ayer mismo le compre al peque una cazadora de "piel" tipo motero por 6€ que me enamoró, un conjunto de ropa de boda (con su chalequito de pijo y todo) por 25€. En esas webs la gente tambien puede vender asi que si tienes ropa decente la vendes y te embolsas algo de dinero (no mucho, pero bueno, ellos tienen que hacer negocio). Hasta ahora he comprado mucho y no tengo queja alguna. A mi me dan poca ropa (el mio es el mayor de mi grupo de amigas) asi que tiro mucho de esas webs. Yo doy a mis amigas la ropa que no puedo vender, digase la marcada (que es bastante), la que se nota usada... pero las cosas que compro y se quedan en "perfecto estado" pues hala, a vender (el mes que viene hago mi primer envio). Si te interesa las webs donde yo compro se llaman percentil (hay hasta ropa de mujer) y otra que se llama quiquilo (esta segunda de ropa mas "fina"). Ademas los gastos de envio no son nada del otro mundo (y a partir de treinta y tantos euros te salen gratis) y las devoluciones gratis. Por cierto, no tengo nada que ver con ellos, no me llevo comision, jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y vamos, la ropa de nieve y los abrigos... sin dudarlo. Y no me da verguenza admitirlo, al contrario, hago fotos y doy fe de mi hallazgo(para ver si alguien se une al plan, jeje). Tengo una amiga que tambien compra mucho en esas webs, otras son mas escrupulosas y creo que jamas lo haran. Bien es cierto que con zapatos soy mas mirada y salvo que esten en perfecto estado no compro. Los zapatos tampoco los compro nunca en China, son (casi)siempre "made in Spain"

      Eliminar
    2. Hola Rani, muchas gracias por el consejo, me pasaré a ver su web porque suena muy interesante. Yo con los zapatos hago igual que tú.

      Eliminar
  4. Totalmente de acuerdo.Yo compro y uso ropa de segunda mano (el resto lo tejo yo o me cose mi madre) y estoy contenta. Si que cuando lo comento en mi entorno el personal se echa las manos a la cabeza..pero eso a mi me da igual.
    Los zapatos es lo que no encuentro (en buen estado ) en condiciones. Por eso, como la chica que ha comentado antes, compro made in spain. A china town que le vayan dando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo depende, a veces lo digo, a veces no, porque sé que hay gente que te "menosprecia" por ello y no soy persona de discutir.
      Yo tampoco he visto nunca zapatos en buen estado, a excepción de los zapatos para niños que no andan todavía (aunque de esos yo sólo tuve un par, porque los calcetines me hacían el mismo papel)

      Eliminar
  5. La verdad es que de segunda mano compro poco. Cuando era chica (vaya, jovencita) heredaba ropa de mis tías, ahora heredo de mis sobrinas (ja, ja, no se si es que los tiempos cambian o es que las niñas crecen. Como le dijo una sobrina una vez a mi hermana cuando llegué a Málaga después de un tiempo sin vernos: " Mamá, Rocío se ha vuelto más chica". Preferí reírme que echarme a llorar....).
    En mi familia siempre nos hemos pasado la ropa de unos a otros y la de niños se les pasa a los amigos, aunque alguna gente se da un poco el pasón y algunas cosas que se deberían devolver (como los faldones de encajes y alforsitas hechos a mano) no las devuelven, y eso da coraje, sobre todo a mi madre, que fue la que hizo los faldones y eran como un pequeño tesoro familiar.
    Los zapatos son difíciles, porque cada persona anda de una manera y ni siquiera es bueno usar los zapatos deformados por otra persona. Los que quedan bien suelen ser de los que hacen rozaduras y por eso se regalan ;-)

    ResponderEliminar
  6. Yo he comprado y compro mucho en tiendas de segunda mano, y cuando vivía en la Gran Bretaña todavía más!

    ResponderEliminar
  7. Berlín para el tema de la segunda mano en ropa de niños es un paraíso. Si uno se informa bien, hay lugares donde puedes conseguirla gratis (a modo de intercambio) y no por eso es de menor valor/calidad. Y ésto es así porque existe esa conciencia, que en España podríamos ir generando, gracias al post como el tuyo por ejemplo!

    ResponderEliminar

¿Y tú qué opinas? ¡Déjame un comentario! Tus comentarios son muy importantes para mí y para el resto de lectores. ¡Gracias por tu visita!