Cómo hacer mermelada de naranja amarga

Si sois tan viejos como yo es posible que aún recordéis aquella canción de Danza Invisible que, en 1988, decía algo así como: "besarte es como comer naranjas en agosto y uvas en abril". Pues sí... en verano por desgracia no hay naranjas. La temporada de cítricos está llegando a su fin, y, si todavía podéis conseguirlas, es un buen momento para ponerse a hacer mermelada de naranjas (o de limón, o de mandarina...) para poder disfrutar de ellas en verano. La semana pasada vi en el supermercado naranjas ecológicas de oferta, muy jugosas y dulces por ser las últimas, y enseguida me puse manos a la obra. No suelo consumir mermelada, pero esta de naranja amarga es tan poco dulce que con ella hago una excepción. El sabor es dulce, ácido y amargo al mismo tiempo, con un dejo refrescante de lo más agradable. Además, si soléis leer las etiquetas habréis notado que las mermeladas comerciales tienen muchísimo azúcar, más del 60% y un montón de ingredientes extraños, así que procuro tener siempre mermelada casera en la alacena.


CÓMO HACER MERMELADA DE NARANJAS AMARGAS CON MENOS AZÚCAR

Necesitaremos:

  • Naranjas de cultivo ecológico: para hacer mermelada es muy importante que los cítricos sean siempre de cultivo ecológico. La piel de las naranjas y limones convencionales NO es comestible por su alto contenido en pesticidas y productos químicos (a veces incluso lo pone en la etiqueta, si vienen en bolsa).
  • Azúcar integral de caña, por ejemplo tipo "demerara" (recomiendo usar entre el 25% y el 40% del peso de las naranjas, según vuestra preferencia). Algunas mermeladas se pueden hacer completamente sin azúcar (por ejemplo la de ciruelas) pero para la de naranja es recomendable usar al menos un poco, como conservante. Yo en esta receta usé el 25%, y si el envasado es correcto debería durarme unos cuantos meses. Cuanto más azúcar le pongas, más durará.
  • Frascos de cristal con tapa, que pueden ser también reciclados.
  • Opcional: canela y clavo de olor.
Cantidades de referencia: con 3 kg de naranjas y 750 g de azúcar me salieron 11 frascos de tamaño medio.

Cómo se hace la mermelada:

En primer lugar lavamos bien las naranjas:


Las hacemos a rodajas y quitamos todas las semillas. Si no te gusta que quede amargo tienes que pelarlas y eliminar la parte blanca de la piel, que es la causante del amargor. Yo las dejé enteras, porque me gusta así (y además es menos trabajo...):


Las ponemos en una olla a fuego muy lento junto con medio vaso de agua. Hay quien usa ollas de cobre para hacer mermelada, aunque a mí me gustan mucho mis ollas de hierro, que permiten que hierva despacio y reparten muy bien el calor.

Una vez comiencen a reblandecerse podemos batirlas con la batidora para que la textura sea más uniforme. Añadimos el azúcar y removemos bien:


Hay que dejarlo hervir durante dos o tres horas, removiendo de vez en cuando para evitar que el azúcar se vaya al fondo y se queme. 

Mientras tanto, podemos esterilizar los frascos. Los fregamos bien y los metemos en una olla junto con sus tapas. Los dejamos hervir 20 minutos. Después los sacamos y los colocamos sobre un paño limpio sin tocarlos con los dedos.


Después de dos o tres horas hirviendo la piel de la naranja habrá quedado blandita y la consistencia espesa (se habrá evaporado parte del agua).

Con un cacito (que también debemos esterilizar, al igual que los botes) vamos poniendo la mermelada en los frascos:


Y así es como queda:


Los cerramos bien:


Y de nuevo volvemos a esterilizar los frascos, esta vez llenos. Los metemos en agua hirviendo durante 15 o 20 minutos. El agua debe cubrir los botes por completo. 


Hay que tener cuidado de no quemarse al sacarlos.


Los colocamos boca abajo hasta que se enfríen:


Conviene esperar al menos un día antes de probar la mermelada. Hay que guardarla en un lugar oscuro y fresco, lo ideal es un sótano si lo tenéis. Yo siempre la hago así y normalmente dura varios meses, no sé decir con exactitud cuántos porque suele terminarse rápido. Si la tapa de algún bote presenta un aspecto abombado hacia afuera tras unas semanas hay que tirarlo, ya que esto significaría que estaba mal cerrado y el contenido se ha hecho malo. 


Esta mermelada, al contener la parte amarga de la naranja y tener menos azúcar de lo habitual, tiene un aspecto más opaco y menos atractivo que la que se encuentra en las tiendas. Sin embargo, si os molesta el excesivo dulzor de las mermeladas comerciales seguro que os encantará.


La mermelada de naranjas amargas es una buena idea para hacer un pequeño regalo si os invitan a una cena, por ejemplo. ¡En una ocasión incluso vi una boda en la que la novia preparó un tarro de mermelada como detalle para cada uno de los invitados, y me encantó la idea! Con esta misma receta se puede preparar también mermelada de limón.

¡Únete a los #BlogsVerdes!

19 comentarios:

  1. Me ha encantado, suelo hacer mermelada con la fruta que está a punto de pasarse y que no hemos consumido, pero nunca había esterilizado tanto porque no suele ser más de un tarro y la tomamos casi inmediatamente. Es un truco buenísimo que no conocía y que empezaré a practicar.
    ¿Regalo de boda? Es el mejor regalo de boda que me puedo imaginar. Una pena que ya esté casada, pero para una comunión o algo así tampoco queda nada mal...
    Feliz semana!!

    ResponderEliminar
  2. Vaya no sabía que la piel de la naranja se come! Ni tampoco que hay que volver a esterilizar los botes una vez llenos.. qué curioso.

    Por cierto no tiene mucho que ver con este post, pero sí con el del otro día: mi hija vio tu post sobre plantar cítricos, intentó leerlo ella sola (está aprendiendo) y se emocionó tanto que se empeñó en plantar semillas de naranja y de pomelo. Espero que crezca algo jaja!

    ResponderEliminar
  3. La verdad nunca lo he intentado pero mi madre si hace mermelada con frutas, con tomates de su huerta. Gracias por tu explicación y tu paso a paso tan detallado.
    Feliz lunes¡!

    ResponderEliminar
  4. Es una idea genial para aprovechar la fruta o verduras de temporadas. Siempre que la hago, aprovecho la fruta que ya está punto de pasarse como Mery, pero nunca he hecho tanta cantidad. :)
    Está todo muy bien explicado!!!

    Un beso y a comernos el lunes!!

    ResponderEliminar
  5. No he hecho nunca mermelada con ls frutas, pero me encantaría! ahora que las naranjas están ácidas, sería una buena opción para aprovecharlas!!

    Feliz lunes

    ResponderEliminar
  6. A mi la de naranja amarga no me gusta pero me sirve para otras frutas!!besos

    ResponderEliminar
  7. La mermelada de naranja es mi favorita, asi que me guardo la receta por si me animo a hacer mermelafa casera algun dia.
    Bss

    ResponderEliminar
  8. Yo hice el año pasado con naranjas (muy) amargas, y no fue la cosa para tirar cohetes... Pero almenos aproveché las naranjas!
    Como regalo me encanta, que idea tan rústica y genial! Besitos

    ResponderEliminar
  9. Me encanta hacer mermeladas aunque siempre las he hecho de moras.

    http://zalustale.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  10. Reconozco que aunque esta variedad de mermelada no me va, la he hecho varias veces para la familia. Así que si la repito voy a probar con tu receta.
    ¡Gracias!
    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  11. Me "enganché" a la mermelada de naranja en mi viaje a Marruecos, allí la madre de nuestro amigo Mohamed me la ponía para almorzar con sus tortitas marrroquís, el sabor me encantó pues era casera. En cuanto llegué a casa me fuí a la pagesa y compré naranjas ecológicas para poder hacer, me quedaron bastante bien pero creo que tú te has superado, tiene una pinta exquisita. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Oh oh qué rico! a mi tampoco me gusta la mermelada excepto la de naranja por lo mismo que a ti: no me gusta tan dulce. Gracias por la receta, es sencilla pero es de esas cosas que hago poquísimas veces y tienes razón, ahora es buen momento.
    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Me encantan las mermeladas caseras!!! las he hecho de calabaza, de moras, de frambuesas... Pero de naranja nunca, igual me animo!

    ResponderEliminar
  14. Me ha encantado tu receta.
    En cuanto blogger me deje me hago tu seguidora.
    Padate por mi blog,te invito.
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. seguro que está riquísima, qué buenas manos tienes!

    besitos

    ResponderEliminar
  16. Que me acabo de dar cuenta de que todavía no seguía tu blog... (mala cabeza la mía). Y total, que he dado con esta receta que probaré seguro, mi mermelada preferida es la de naranja amarga, aunque parece que a nadie más de mi entorno le gusta...

    ResponderEliminar
  17. Me ha encantado la receta!! me la apunto esta tarde voy a por las naranjas antes de que se acabe la temporada ^_^

    ResponderEliminar
  18. Tiene una pinta estupenda, aunque no me termina de convencer el amargor de la naranja....pero visto así da ganas de comerse la mermelada a cucharadas!

    ResponderEliminar
  19. Hoy he abierto uno de los frascos de mermelada que hice. Se ha conservado perfectamente y estaba superrica ;)
    Un besote!!

    ResponderEliminar

Deja un comentario y cuéntanos tu opinión, tus experiencias... ¡nos interesa saber lo que piensas!