Marco de arcilla polimérica

¡Hola! Esta entrada no es mía, la ha escrito mi amiga María para Tres Arándanos
María es ingeniera, y en su tiempo libre es además una mañosa de cuidado. ¡Espero que os guste! Yo creo que le ha quedado muy bien. Os dejo con ella:

Hay veces que uno tiene en casa un marco de fotos o un espejito que sí, cumplen su función, pero son sosos en avaricia, y si uno tiene un poco de imaginación siempre está pensando en cómo hacer para que quede “más mono”. Y he aquí donde apareció el FIMO en mi vida.


¿Qué es el FIMO? Pues como una plastilina que al meterla en el horno endurece. Se usa para hacer casi cualquier cosa decorativa, o abalorios como pendientes y collares. En este caso lo usé para adornar el borde de un espejito de pared del tamaño de una A5. FIMO es el nombre de la marca. En España esta es la más fácil de encontrar y hay una gran variedad de colores que a su vez se pueden mezclar. Vienen en paquetitos un poco más pequeños que los de la plastilina y cuestan en torno a 2,20 euros.

¿Qué se necesita?

  • Pasta FIMO (arcilla polimérica o pasta moldeable) de los colores que se quiera (variedad “soft”, es decir, blandito)
  • Cualquier cilindro o rodillo con cierta dureza que nos permita amasar la pasta (en mi caso usé una simple llave de tubo con mango liso)
  • Un cúter o algo que pueda cortar plastilina
  • Papel de aluminio
  • Cola blanca
  • Horno de cocina
  • Y paciencia para ablandar la masa en el caso de que esté un poco dura (que viene siendo lo normal, sobre todo si es nueva).


Empezamos partiendo pequeños trocitos de masa y amasándolos con el tubo. Podemos hacerlo a mano pero es mucho más rápido y menos cansino si usas un rodillo o un tubo (puede incluso ser un trozo de tubería). Si la pasta está dura es normal que se cuartee y que sea un poco difícil de ablandar, dándonos la sensación de que nos han timado y que en realidad no es como plastilina, pero sí, con un poco de perseverancia la pasta ablanda y se hace muy manejable. Una vez la tengamos lista, sólo hay que empezar a jugar como cuando éramos niños, haciendo formas y usando toda nuestra imaginación.


Para hacer el marco se alarga la pasta y se cortan primero los laterales rectos. Luego, o se usa la regla para que quede milimétricamente exacto o se pone el FIMO encima del marco y se hacen las esquinas cortándolas con el cúter a más/menos 45º (pero vamos, esto es a gusto, se pueden hacer también rectas).



Seguidamente es conveniente usar ya la bandeja donde vayamos a hornear con papel de aluminio. Éste sirve para que no se pegue el FIMO tanto al trabajar con él como al calentarlo, y se va poniendo lo que se haga encima, como por ejemplo unas florecitas. ¿Cómo se hacen? Muy fácil. Se hacen 5 bolitas de color blanco, se les alarga un pelín de un lado, se juntan en forma de pentágono y se le pasa el rodillo suavemente por encima. El último paso es ponerle una bolita amarilla en el centro y achatarla ligeramente con el dedo para que quede en relieve.


El borde del marco se puede hornear unido o separado. Si se hornea por separado las piezas laterales suelen quedar más rectas, luego basta unirlas con cola. Pero si se hornea toda la pieza ya montada todos los elementos que se pongan encima van a quedar también pegados y el marco saldrá listo para pegar con cola al borde del espejo. A mí me gusta hornear todo junto, pero hay que tener especial maña para que quede recto (para lo que recomiendo usar una regla a modo de guía).


El horneado depende del tipo/marca que se esté usando. No pongo ningún valor porque en las instrucciones o recomendaciones del paquetito de FIMO lo debe poner y quién mejor que el fabricante para saber el valor exacto. Pero a modo orientativo en unos 10 minutos la pasta endurece y así se queda para siempre.
Si por alguna de aquellas se usa color blanco y amarillenta un poco eso quiere decir que se había empezado a churrascar. No pasa nada, se puede usar pintura blanca para volver a darle el toque del blanco impoluto. El FIMO se puede pintar, pegar, incluso barnizar al agua, pero no volver a amasar o rehornear.

Y así es como queda el marco listo para pegar (con cola) en cualquier espejito o portafotos:





1 comentario:

Deja un comentario y cuéntanos tu opinión, tus experiencias... ¡nos interesa saber lo que piensas!