Cómo hacer una pantalla para proyector casera (DIY)

Definitivamente no hay nada mejor que ver una película en casa con un proyector. Pero el precio de una pantalla comprada se salía de nuestro presupuesto. Nosotros somos raros, raros, raros, tanto que por no tener no tenemos ni tele. Pero mire usted por dónde, el proyector ya lo tenía el Arándano padre desde tiempos inmemoriales y al mudarnos juntos se convirtió en parte de nuestras pertenencias comunes (aunque es cierto que últimamente lleva meses metido en un armario). Durante los buenos tiempos proyectábamos en una pared. Pero un buen día hubo que hacer sitio para una estantería frente al sofá, y claro, a ver quién puede proyectar una película sobre una estantería llena de libros. Sin ganas de comprar una pantalla nueva para usarla de uvas a peras me acordé de una sábana vieja de la abuela y unas tuberías que andaban olvidadas detrás de un armario, y de ahí nació la idea de la pantalla de proyector casera. 

Por cierto, esta entrada además de estar clasificada como DIY (hágalo usted mismo) debería estar incluida en la categoría "la pantalla de proyector más barata del universo", porque sólo usé materiales que ya tenía por casa.

como hacer una pantalla para proyector casera
(En realidad usamos la pantalla sobre una estantería,
pero al hacer la foto la puse frente a la pared para que se viera mejor.)

Necesitaremos:

  • Una sábana lisa de color claro (si es vieja y raída da más puntos),
  • Dos tuberías finas del ancho deseado, de plástico o metal, o bien dos cañas de bambú, o dos palitos largos que os encontréis por el bosque...
  • Cordel
  • Hilo y aguja


Cómo se hace la pantalla para proyector casera:

1.- Cosemos un doblez a casa lado de la sábana (servirán como canal para los palitos o tuberías), previamente hacemos dos ajugeros en el lado superior (si sois finos haced un ojal),


2.- Introducimos las tuberías o cañas en los dobleces

Se pueden usar también palos o cañas de bambú, que son más ecológicos...
pero yo casualmente tenía por ahí dos restos de tuberías de cobre.

3.- Atamos un cordel a la tubería superior, pasándolo por los ojales que nos habíamos dejado preparados:



4.- Colgamos la pantalla donde más nos apetezca y nos sentamos a comer palomitas (o ciruelas, o algas nori).

5.- Una vez se termine la película enrollamos la pantalla y la escondemos en algún rincón. 

Hay que ver cómo ahorramos espacio en 3A.

Por cierto, si os gusta la butaca, hablamos de ella hace unos meses. Y el que adivine la película que estábamos proyectando en la primera fotografía se lleva una bendición budista.



4 comentarios:

  1. Ya tengo tu blog apuntado para no perderme nada ;)
    Genial la idea de aprovechar lo que tenemos por casa.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, gracias! Me alegro de haberte encontrado. Y sí, yo es que soy un poco "rata", como diría mi madre :) (ahora eso se llama "eco"). Un beso!

      Eliminar
  2. Hola! El post es de hace meses, pero comento igual, aunque puede que nunca lo veas jaja!
    La escena proyectada es la del camarote del barco, en la peli Una Noche en la Ópera de los Hermanos Marx. ¡Una escena é-pi-ca!
    Que, ¿me das una bendición budista? :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síiii!! Ahora mismo voy a ver dónde conseguir la bendición budista :P

      Eliminar

Deja un comentario y cuéntanos tu opinión, tus experiencias... ¡nos interesa saber lo que piensas!