Conserva de calabacín en aceite



Los primeros calabacines de la temporada son siempre un éxito. Después de un largo invierno sin saber de ellos* una se alegra de volver a verlos, tan pequeñitos, tan verdecitos...
* Me refiero a los raritos como nosotros que sólo suelen comer verduras de temporada. Y con este clima es un reto, creedme.
Pero a medida que se va acercando el verano empezamos a comprender por qué dicen que el calabacín es una planta "rastrera". Si uno no los vigila con cuidado mutan y se convierten en monstruos gigantes de piel de sapo, interior de esponja y pepitas rompedientes. Y es entonces cuando amigos y vecinos se acercan a nuestra casa a preguntar si queremos "un poquito de calabacín". Y con la mejor de las intenciones te traen una bolsa con cuatro o cinco de éstos:

Y depués de comer crema de calabacín durante ocho días seguidos empiezan a faltarte ideas. Y es entonces cuando suena el timbre y llega una visita inesperada con otra tonelada de megacalabacines que se encontró "detrás de una hojita".

Si alguno de vosotros está también un poco saturado de calabacines, esta puede ser una solución ideal contra la invasión. No es difícil de hacer ni da mucho trabajo (la mayor parte del tiempo no hay que hacer nada aparte de esperar). Cuando llegue el invierno, con un poco de suerte, podréis recordar con nostalgia aquella nevera llena de gigantes verdes mientras degustáis vuestros calabacines caseros en aceite.

INGREDIENTES:

- 4-5 calabacines gigantes (aprox. 4 kg)
- 1 L de agua
- Sal marina (gruesa)
- Botes de cristal (os vale cualquier frasco de pepinillos o similar que tengáis por ahí, siempre y cuando la tapadera no esté dañada. En tal caso, también es posible comprar sólo las tapas de repuesto).
- Especias: bolas de pimienta, hojas de laurel, orégano, albahaca seca, semillas de mostaza... (lo que tengáis)
- Uno o dos vasos de aceite (preferentemente de oliva, si no de girasol)

CÓMO SE HACE:

1. Pelamos los calabacines que tengan la piel demasiado dura. Si la parte central está "esponjosa" la quitamos con un cuchillo. Lo mismo con las pepitas, si se han vuelto duras.

2. Troceamos los calabacines. Se pueden hacer a rodajas, a dados... como queráis:


3. A continuación debemos escurrir bien el agua de los calabacines. Los ponemos en un colador alternando capas de calabacines cortados y de sal (la sal ayuda a que salga el agua de la verdura). Habrá que dejarlos escurriéndose de 12 a 24 horas. Esto evitará que la conserva se haga mala. Podéis improvisar una prensa con un escurridor de ensalada o de pasta y un puchero pesado encima, como en la fotografía:


4. Al día siguiente el volumen de los calabacines habrá disminuido más o menos a la mitad. El agua la descartamos (o la usamos para alguna sopa, pero cuidado que está MUY salada).



5. En una olla ponemos a hervir un litro de vinagre junto con un litro de agua. Cuando empiece a hervir metemos dentro los calabacines y los dejamos hervir durante 2 - 5 minutos. No deben quedar blandos. Después los pescamos con una espumadera y los vamos poniendo en el colador. Si la olla no es lo suficientemente grande podemos hervirlos en varias tandas.




6. Colocamos un paño de algodón blanco, limpio y planchado (más por higiene que por estética, a los calabacines les dan igual las arrugas) en una mesa al sol. Quien no tenga terraza, o sol (¿en julio? ¿En serio?), puede hacerlo también dentro de casa. Si tenéis moscas y bichos varios es mejor cubrirlos con otro paño.


Los dejamos secar durante 24 horas, o hasta que que vuelvan gomosos y no estén húmedos al tacto:


7. Esterilizamos los frascos de cristal hirviéndolos en agua durante unos 15 minutos. Después los secamos en el horno para que no quede agua dentro (podría estropear la conserva).

8. Llenamos el frasco hasta la mitad con calabacín, apretándolos bien:


Añadimos las especias. Algunas, como el laurel, no son sólo por dar sabor sino que ayudan a que no se hagan malos los calabacines:


9. Llenamos el espacio restante con calabacín.

10. Añadimos el aceite. No debe quedar aire entre los calabacines. Podemos ayudarnos con un tenedor para que salgan todas las burbujitas:


11. Dejamos los frascos abiertos un par de horas por si ha quedado algo de aire atrapado:


12. Tapamos los frascos y los sumergimos unos segundos en agua hirviendo. Sólo unos segundos, a no ser que tengáis intención de hacer calabacines fritos. Para sacar los botes del agua usad unas tenazas o algún otro utensilio, por el bien de vuestras manos.

13. Los guardamos en un lugar fresco y oscuro y rezamos para que duren hasta el invierno. No sin antes embellecer los frascos para la foto:


¿Qué os parece? ¿Os animáis?




Nota I: la receta ha sido adaptada del blog de la toscana Laura Pacciani.

Nota II: Varias lectoras me han preguntado por las ollas de cocina que uso. Son las ollas de hierro de Le Creuset. El precio inicial es bastante elevado, pero probablemente las heredarán vuestros bisnietos. Podéis ver algunos ejemplos aquí:




ACTUALIZACIÓN: Un año después...

 Parece mentira que haga casi un año desde que hice estos calabacines en conserva, ¡ahora ya estoy pensando en los de este verano! Me gustaría añadir que resistieron el invierno perfectamente, se terminaron allá por enero y seguían estando en buen estado. Los mantuve en un lugar fresco y oscuro hasta abrirlos y una vez abiertos en la nevera, donde duraban una semana más sin inconvenientes.

Vestido de niña con retales (DIY con patrón gratis)

Hace algunas semanas compramos un mantel muy bonito que resultó ser demasiado ancho para la mesa. Me tocó acortarlo, pero a cambio me encontré con algunos retales de lino y un par de centímetros de puntillas que parecían estar gritando "¡No me abandones!". No tuve más remedio que escuchar sus súplicas, y el resultado fue este vestido de niña, hecho en una mañana y con un patrón que dibujé yo misma.

Nota: tras el éxito de este patrón os he preparado otro más, lo podéis encontrar haciendo clic en este link.

Patrones vestido de niña


Materiales para confeccionar el vestido: podéis usar lo que tengáis por casa, porque las piezas son muy pequeñas. Estos son los materiales que yo utilicé:

  • 30 cm (140 de ancho) de tela en color marrón verdoso (retal que sobró de coser otra cosa)
  • 20 cm (1 m de ancho) de lino ecológico en color crudo (sobras del mantel)
  • 20 cm de puntilla (sobras del mantel)
  • El patrón que podéis descargarlo en el link de abajo, preparado para imprimir en formato A4. La talla es aproximadamente 9 - 12 meses. Os recomiendo medir el ancho del canesú con alguna camiseta que ya tengáis y hacer los ajustes necesarios.

Patrones vestidos niña gratis

Cómo se hace el vestido:

En primer lugar descargamos el patrón, marcamos las piezas sobre la tela y las cortamos como en la imagen:
  • 2x canesú delantero (doblez en el centro)
  • 4x laterales traseros


Patrón vestido bebé


Cosemos las piezas (excepto los laterales y la parte inferior) y les damos la vuelta:

Patrón vestido bebé

Patrón vestido bebé


Cosemos los laterales y comprobamos que las piezas traseras quedan superpuestas (para poder aplicar más tarde los botones):

Vestido de niña paso a paso

Cosemos el tirante por el revés y le damos la vuelta:

Vestido bebé paso a paso

Vestido de niña paso a paso

Descosemos un poquito los bordes para poder instalar el tirante:

Vestido de niña paso a paso

Vestido niña paso a paso

Cortamos la falda y cosemos las costuras laterales:

Falda niña patrón


Unimos la falda al cuerpo del vestido. Hay que hacer dos pliegues en la parte superior de la falda para que ajuste con la parte superior (vienen marcados en el patrón):

Vestido niña cómo se hace

 Y así es como queda al darle la vuelta:

Vestido niña cómo se hace

Cosemos la costura central posterior dejando 8 cm al principio de la falda para los botones:


Patrón vestido niña 1 año

Patrón vestido niña 1 año

Llegados a este punto podría haber hecho la orilla y terminar el vestido, pero seguía teniendo un trozo de lino y las puntillas...
Patrón vestido niña 1 año

Patrón vestido niña 1 año

De modo que decidí añadir un volante. Para ello recorté una cinta de 3 cm de ancho y largo 1,5 veces la circunferencia inferior de la falda, la rematé e hice una costura con puntos muy largos por un lado. Después estiré de uno de los hilos de dicha costura para fruncir el volante:

Volante vestido niña

Volante vestido niña


El volante se une a la orilla del vestido, que habremos rematado previamente con punto en zigzag y planchado con el largo correcto.

Orilla vestido niña

Orilla con volante vestido niña

Y nos queda así:
Vestido de bebé con patrón

Para terminar le añadí la puntilla y un lazo:

Patrón vestido niña con puntilla

Lazo DIY

Lazo paso a paso


Y este es el vestido terminado:

Patrón vestido niña

Vestido niña

Cómo hacer vestido niña

Vestido bebé paso a paso

¿No tienes ganas de coser? Pues echa un vistazo a estos preciosos conjuntitos, y a lo mejor te sirven también de inspiración: 



EL PATRÓN PUEDE SER DESCARGADO DESDE ESTA PÁGINA (CLIC AQUÍ).