Opinión: copa menstrual MeLuna Shorty

El tiempo pasa volando, y mirando atrás casi no puedo creer que fue hace más de tres años que me compré mi primera copa menstrual reutilizable. La primera que tuve fue una MeLuna normal, seguida unos meses más tarde por la LadyCup, mucho más grande, de la que ya os hablé en el blog en su momento. A ambas les encuentro ventajas e inconvenientes, pero en general con todas las que he probado solía tener un problema: a veces, según la llevara puesta, me molestaba un poco. Pensaba que el problema era que no sabía usarla correctamente, pero un día pensé que si después de tantos años aún no sabía usarla tenía que haber algo que fallaba... y fue entonces cuando comprendí que el problema era... ¡que no me había comprado la talla adecuada! Y se me ocurrió contactar a la casa MeLuna para probar la copa Shorty, sobre la cual quiero contaros mi opinión.

Copa MeLuna Shorty L junto a una moneda de 2€ para comparar el tamaño.

¿Por qué la copa Shorty? Pues principalmente porque (creo) que es la única que existe hoy día a la venta con una altura tan reducida. Como su nombre indica, es muy cortita, con lo cual es ideal para mujeres de constitución más pequeñas, bajitas, para aquellas que han sufrido descenso de útero (por ejemplo, tras un parto) o simplemente, para quien sencillamente sea más pequeña... por ahí abajo y el resto de copas le rocen o molesten. A mí, tras probar varias de dimensiones estándar, me parece una idea genial, y creo que muchas mujeres que piensan que les molestan las copas menstruales (ej: les rozan al andar, se les salen o les "pinchan") podría ser que estuvieran usando una copa demasiado alta.
Yo tenía ya la MeLuna L y para mí la L Shorty es mucho más cómoda de llevar. Es la mayor ventaja que le encuentro, y probablemente se convierta en mi preferida a partir de ahora. Me da mucha menos pereza usarla, porque había llegado a un punto en que ya sólo usaba la copa para salir de casa por muchas horas o para casos de necesidad como, por ejemplo, ir a una piscina. En el resto de ocasiones he estado usando casi todo el tiempo compresas de tela, algunas compradas y otras hechas por mí. Por cierto, podéis encontrar las instrucciones y los patrones en el archivo del blog. En la foto están ambas (normal y Shorty) para que podáis comparar la diferencia de tamaño. 

MeLuna Shorty L, 4,1 cm (blanca, con bolita) en comparación con Meluna L normal 5,1 cm (morada, con anilla)

No os preocupéis, las copas que venden no llevan agujeros como la de la foto, eso es porque me mandaron un "tester"con todas las tallas que tienen y vienen ensartadas en una anilla... ("¡qué collar tan chulo", dijo Arandanita).

Aquí se pueden ver todos los tamaños, a la izquierda las normales y a la derecha las mismas tallas en versión corta o Shorty. Como podéis ver la Shorty S es muy, muy pequeñita y en mi opinión la mejor que hay para chicas muy jovencitas o menudas que quieran probar las copas menstruales.

A mí las copas de MeLuna me gustan mucho por dos motivos: el primero, porque son de las más chiquititas que hay, y segundo, porque mi terminación preferida para las copas es la forma de bolita, que no he encontrado en ninguna otra marca. Las que llevan palito no acaban de convencerme, porque no consigo recortar el palito de manera que no queden bordes afilados. La anilla no la he probado, pero la bolita me encanta porque es suave (no tiene bordes que pinchen) y al mismo tiempo pequeña (no sobresale en exceso como el palito). Está claro que se trata de preferencias muy personales y probablemente cada una tiene las suyas. Pero sospecho que para las que pidan la copa Shorty es una buena idea elegir la terminación en bolita, por las razones que os he comentado.

¿Inconvenientes? De momento, y esto lo escribo con total sinceridad, no le encuentro prácticamente ninguno. Lo único que puedo comentar es que la capacidad es, como es lógico, menor que en otras más grandes, con lo cual hay que vaciarla más a menudo. Ellos en su web afirman que para ser tan cortita tiene una gran capacidad. Por ejemplo, la Shorty L tiene 22 ml mientras que la normal tiene 34 ml (más o menos igual que la LadyCup, que es una de las más grandes que he visto, aunque no por ello especialmente incómoda). Otro pequeño inconveniente es que tienen muchas tallas y grados de suavidad para elegir (también se puede ver como una ventaja, claro) y es más fácil equivocarse al elegirla. Para ello es recomendable usar su calculadora de tallas. En cualquier caso, las diferencias entre una talla y la siguiente son sólo de un par de milímetros.

Esto venía en el paquete (copa con bolsita, instrucciones y un calendario menstrual muy mono).

Otra cosa que me gusta es que la fabrican en Alemania, con lo cual me quedo tranquila de que no usan productos químicos extraños en la composición de la silicona (sé que venden copas de China super baratas por eBay y similar, pero yo personalmente no usaría una ni loca, porque no me fío de con qué pueda estar hecha y qué estándares sanitarios usan... lo siento mucho). Yo la pedí por internet directamente de MeLuna y me costó algo menos de 16€ más 5,80€ de envío (así que en total algo menos de 22€, lo cual me parece un precio muy bueno comparado con otras que tienen en tiendas físicas. A mí me llegó en una semana aproximadamente.



Como podéis ver estoy muy contenta con mi compra por el momento, así que espero que con esta reseña pueda ayudar a alguna otra chica que tenga problemas con las copas normales y que me dure muchos años tal y como promete su web. Si eres bajita y pequeña, o tienes un descenso uterino o algo de sobrepeso podría ser que la MeLuna Shorty fuera la ideal para ti.


Ahora es vuestro turno... ¿alguien más ha probado esta copa o alguna parecida? Me encantaría leer vuestras opiniones.

4 comentarios:

  1. Estoy pensando comprarme la copa y me ha gusta mucho leer tu post. Nunca he usado y ando muy verde en este tema. Ahora solo falta que vuelva la regla, que después de 18 meses de lactancia no ha hecho aparición y yo encantada oye!
    Besicos!

    ResponderEliminar
  2. es una copa que tengo ganas d eprobar porque es una comodidad y menos contaminacion

    ResponderEliminar
  3. voy a comentar, no porque tenga algo importante que decir sino porque me da un gustazo decirlo: yo ya no tengo que preocuparme de estas cosas! xD

    :***

    ResponderEliminar
  4. A mí me pasa como a remorada, y aunque me alegro de no tener que preocuparme ya de estas cosas, por otro lado me hubiera gustado poder tener estos medios y ser así más consecuente con mi vena ecologista.

    ResponderEliminar

Deja un comentario y cuéntanos tu opinión, tus experiencias... ¡nos interesa saber lo que piensas!