Receta de sopa de patatas extremeña

Hace muchos años, cuando aún era una estudiante incapaz de darle la vuelta a una tortilla, una amiga me regaló un precioso recetario de cocina española. Más tarde, cuando conocí al Arándano, me independicé y me puse a cocinar por mi cuenta, descubrí que aquellas fantásticas recetas de las fotos no iban a servirme de mucho, porque prácticamente ninguna era vegetariana. Antes de jubilar aquel libraco por completo hice una criba y, por desgracia, muy pocas se salvaron. Sin embargo, entre las elegidas quedó esta sencilla sopa de patatas, que en tantas ocasiones me ha sacado de un apuro:


Podría decirse que la sopa de patatas es una joya de la gastronomía española vegana, y cuenta con las ventajas de ser facilísima de hacer, con pocos ingredientes que una siempre tiene por casa y además es de lo más asequible que hay. Es una cena ideal de entre semana, para esas noches de invierno en que lo que más apetece es quedarse en casa y esconderse debajo de la manta del sofá. Pese a su humildad destaca por el inconfundible aroma del Pimentón de la Vera, uno de los productos típicos de Extremadura que más me gusta y que siempre tengo a mano en la cocina.

RECETA DE SOPA DE PATATAS EXTREMEÑA:

Ingredientes para 2 personas:
  • 500 g de patatas, cortadas en rodajas finas
  • 1 pimiento rojo, cortado a tiras
  • 1 cebolla pequeña, en trocitos 
  • 5 cucharadas de tomate triturado
  • 2 ajos
  • 2 – 3 rebanadas de pan del día anterior
  • 1 – 2 cucharaditas de pimentón de la Vera
  • 750 – 1000 ml agua
  • 2 hojitas de laurel
  • Un ramito de perejil
  • Aceite de oliva y sal

Cómo se hace:

Echamos en la olla un chorro de aceite de oliva y sofreímos la cebolla un par de minutos.
Añadimos las patatas y el pimento y le vamos dando vueltas en el aceite durante unos cinco minutos.


A continuación añadimos también el Pimentón de la Vera y removemos bien. Mientras tanto, toda la cocina adquirirá ese olor maravilloso del que os hablaba un poco más arriba.


Cuando notemos que las patatas comienzan a pegarse al fondo agregamos el agua y las dos hojas de laurel y dejamos que hierva 10 minutos. Conviene que quede un poco más líquido de lo que deseamos, porque al añadir el pan la sopa quedará más espesa.


Mientras tanto picamos los ajos y el perejil en un mortero.
Añadimos los ajos y el perejil a la sopa y dejamos hervir 20 minutos más, o hasta que las patatas estén blanditas.
Cortamos el pan en trocitos y lo ponemos en el fondo del plato para hacer las sopas de pan. Vertemos la sopa con un cucharón sobre el pan: deberá quedar bien calado.


Se sirve bien caliente acompañado, por ejemplo, por un platito de olivas, y de postre nada como unos higos. Como ya no es temporada tuvimos que conformarnos con higos secos, pero estuvo todo muy rico de todos modos.



Os animo a que intentéis preparar esta sopa de patatas: ¡seguro que si lo hacéis, repetiréis!

11 comentarios:

  1. pues tiene una pintaza esa sopaaaaaaaa !! lo del pimenton es lo que no tengo, usease, tengo uno dulce de marca blanco en polvo q supongo no vale para esto...jajajaaa.. aun asi, igual intento esta curiosa sopa que no conocia,, facill de hacer y supongo muy rica... besicos arándanaaaa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé si valdrá, la verdad es que éste lo encuentras prácticamente en todas partes, si no en algún mercado central.

      Eliminar
  2. Oye pues esto le encantaría a mi búlgaro! la haré alguna noche de estas, aunque a mi el pimiento me cuesta comerlo, ay...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor puedes probar sin pimiento... no sé cómo quedará.

      Eliminar
  3. Que rica! Soy medio extremeña!^^
    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Vaya pintaza!, lo anotamos para probar a hacerla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Probadla, es muy fácil y está muy rica.

      Eliminar
  5. Ay qué cosa más buena! porlagloriademimadre :)

    ResponderEliminar

Deja un comentario y cuéntanos tu opinión, tus experiencias... ¡nos interesa saber lo que piensas!