Turismo ecológico: opciones para ir de vacaciones

Las próximas vacaciones de Pascua están a la vuelta de la esquina. ¿Ya has pensado qué vas a hacer este año? Antes de reservar tu viaje conviene recordar que el turismo descontrolado, por desgracia, puede contribuir a la destrucción de los parajes naturales. Un buen ejemplo es el caso del litoral español, donde las dunas, la biodiversidad y la calidad de las playas se han visto gravemente afectadas por el turismo en masa.  A lo mejor este año podríamos buscar opciones de ocio más sostenibles. ¿Vienes conmigo?

EL DESTINO: ¿A dónde voy?

Los canales de Venecia esconden algo más que algas en el fondo...
A la hora de elegir un destino, cuanto más cerca, más ecológico. Según esta lógica, lo más sostenible es coger vacaciones y quedarse en casa. Supongo que para muchos esto no es una opción, pero nosotros lo hemos probado y, sorprendentemente, cuando lo haces adrede es muy divertido y relajante, además de baratísimo. Si te quedas en casa no cuesta tanto gastar un poquito más en alguna entrada o en un restaurante, porque el Hotel Mi Casa es de lo más económico.

MEDIOS DE TRANSPORTE: Sin dejar huella... de carbono
Sin duda lo más ecológico es andar, pero está claro que a pie desde casa (y más aún con niños) no llegarías muy lejos. La bicicleta es una buena idea para los fines de semana, y el transporte público, como el autobús o el tren, es la opción más verde para distancias largas.
Conviene reducir en lo posible la huella de carbono, que es la suma de nuestras contribuciones al efecto invernadero. En esta página hay unas calculadoras de CO2 muy interesantes. Por ejemplo, yendo de Madrid a París podemos reducir la huella de carbono casi diez veces si elegimos el tren en vez del avión.


COMPARACIÓN HUELLA DE CARBONO DE DOS VIAJEROS
MADRID – PARÍS,  IDA Y VUELTA:

MEDIO DE TRANSPORTE
EMISIÓN DE CO2 (kg)
Avión comercial
715
Coche particular
448
Autobús
126
Tren de alta velocidad
88

EQUIPAJE: ¿Qué me llevo?

Aquél que quiere viajar feliz, debe viajar ligero.
(Antoine de Saint-Exupéry)

Viaja con poco equipaje: menos equipaje significa menos peso, y por lo tanto menos combustible para moverlo de un lugar a otro. Aparte de eso, no olvides llevar tu propia botella y alguna bolsa plegada para lo que compres. Por desgracia, mi recuerdo más representativo de Venecia son papeleras desbordadas por botellas de plástico y envoltorios de comida rápida.

Por cierto, viajar en avión no es excusa para no llevar tu propia botella: basta con vaciarla antes de pasar por el control de seguridad. Después, si el agua del aeropuerto es potable, es posible volver a llenarla en cualquier grifo disponible. Mis preferidas son éstas, en casa tenemos una buena colección (y las pobres en sus casi diez años de vida han pasado ya muchas aventuras, como se aprecia en la fotografía):

mi botella reutilizable preferida
Mis fieles compañeras de viaje.
Si tienes un smartphone o una tablet aprovecha y descarga los mapas, folletos y planos de transporte público antes de salir de casa. Así puedes ahorrarte los muchos papeles que solemos acumular durante las excursiones y que generalmente son prescindibles y se usan sólo durante un par de días antes de acabar en un contenedor.

ALOJAMIENTO: casi como en casa
Generalmente, ir a un camping suele resultar más ecológico que hospedarse en un hotel. Dormir bajo las estrellas tiene mucho encanto, pero comprendo que no es apto para todo el mundo ni para todas las estaciones del año. Cabe decir, sin embargo, que a los niños LES ENCANTA (con mayúsculas) poder dormir en el suelo en una tienda de campaña.

tienda de campaña vacaciones ecológicas
¿Habrá una Arándana aquí dentro?

Sin embargo cada día hay más hoteles verdes, casas rurales y fincas de agroturismo comprometidos con el medio ambiente y las comunidades en las que están situados. Aquí podéis ver tres ejemplos en España: uno en Andalucía, otro en el País Vasco y la última en la Comunidad Valenciana.

Una vez en el hotel, puedes elegir opciones más sostenibles. Por ejemplo, hoy día la mayoría de hoteles te dejan elegir si quieres cambiar las toallas a diario o no, para poder ahorrar agua y energía en el lavado. Yo no sé vosotros pero yo no cambio las toallas cada día en mi casa (ni tampoco uso cuatro toallas distintas para cada persona) ¿por qué iba a hacerlo si estoy en un hotel?

Otra cosa que podemos controlar es el uso del aire acondicionado y la calefacción. En cierta ocasión tuve a unas amigas frioleras de visita (¡hola! ¿Me estáis leyendo?) y se hospedaron en un hostal. Salían del hostal a las diez de la mañana y volvían a las once de la noche, y entretanto dejaban encendido el aire acondicionado durante las doce o trece horas de su ausencia. Esto era un derroche de energía totalmente innecesario, ya que estos aparatos generalmente sólo calientan el aire con gran rapidez (no es lo mismo que una chimenea en una casa de piedra).

Y antes de abandonar el hotel... ¿de verdad tienes que llevarte todos los cosméticos en miniatura? Normalmente contienen ingredientes de poca calidad y mucho plástico en comparación con la cantidad de producto. Ya sé que da mucha ilusión poder meter en la maleta todos esos “regalitos” pero piénsalo sinceramente: ¿los vas a usar en casa? ¡Seguro que tienes otros mucho mejores en tu propio cuarto de baño! Y si no, es hora de que empieces a pensar en hacerlos tú mismo.

RESPETO POR EL LUGAR Y SUS HABITANTES:

Y por último, un punto que debería ser obvio pero que por desgracia no lo es. A veces me ha pasado que me he encontrado con compatriotas estando en el extranjero... y me he hecho la sueca porque me daba vergüenza que me relacionaran con ellos. ¡Es increíblemente importante respetar los parajes que visitamos y las costumbres de los lugareños!

¿Y TÚ?


¿Se te ocurre alguna idea más para pasar unas vacaciones más ecológicas? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

11 comentarios:

  1. Muy buenos consejos, pero he de confesar que yo siempre me llevo los tarritos del hotel.
    Tampoco es que vaya mucho a hoteles, mis vacaciones son más de ir a visitar a alguien que está en otra ciudad y así me ahorro el hotel y además tengo guía turístico gratis jajaja o alguna macro-casa-rural en la que nos hemos llegado a juntar hasta 16 personas de la universidad para vernos. Pero en las raras ocasiones que piso un hotel me llevo las muestras y las relleno para los siguientes viajes. Pero como tu dices, conozca a más de una que luego las tira al cabo de los años porque se han caducado, si no se les va a dar uso, mejor dejarlas.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Vaya muchas cosas que mencionas no se me habían ocurrido! Hace siglos que no me hospedo en un hotel pero antes siempre cogía todos los botecitos de champú sin pensar si los iba a usar o no.

    ResponderEliminar
  3. Madre mía qué de consejos!, yo reconozco, que no soy de tienda de campaña. Si me van más los hotelitos rurales. Ahora hemos empezado a movernos más, que los peques son más mayores; a estos hijos míos les gusta ir de parques de atracciones hija....ya hemos estado en Port Aventura, La Warner y Eurodisney..... y la vaca no da para más!!!, ahora toca ir a andar por el monte y tirar piedras a los ríos, que es de lo más divertido!!
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  4. pues yo creo que un año mas... nos quedamos en casica... si acaso si surge alguna excursion de idad y vuelta en el dia y nada mas...besicossssssss

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que el sitio que menos conocemos suele ser donde vivimos. Sí, conocemos las calles, las tiendas, incluso los recovecos del camino, pero a ver quién tiene fotos de su propia ciudad. Pocas, verdad? A mi me encanta coger un mapa del sitio donde estoy y ver a dónde se puede ir, o meterme en internet y ver las ofertas culturales de mi ciudad o los alrededores. Y en esos días de vacaciones (de los cuales pierdes uno haciendo el equipaje, otro de camino, otro de vuelta y otros más deshaciendo el equipaje y lavando la ropa) hacer turismo en mi ciudad. Vaya, que se me está ocurriendo que podría ser super divertido vestirme de guiri y lanzarme a descubrir todo lo que ellos descubren :-)) Incluso se puede preguntar por sitios y costumbres, seguro que descubrimos un montón de cosas interesantes.
    Pues nada, vayáis a donde vayáis os deseo que lo paséis muy bien y descubráis muchas cosas.
    Un beso grandote!

    ResponderEliminar
  6. Lo mismo digo este año me parece que en casa y también hay sitios muy interesante cerca que descubrir.

    ResponderEliminar
  7. sigo todos los lineamientos, yeee! solemos hospedarnos en casa de familiares o amigos, pero si vamos a hoteles los cumplimos allí también, salvo el de llevarnos los potinguitos, sabes por qué? porque igual van a hacer residuos porque muchas veces los cambian automáticamente! y porque van bien para el señor, que juega futbol con los de la ofi, así ya vuelve bañadito :D

    qué más, qué más... comer de mercado es un imprescindible! ^^

    ResponderEliminar
  8. Que buenos consejos y que razón tienes, para que ese ansia por hacer en casa ajena (en este caso un hotel) lo que no haces en la tuya. LLevarnos los geles que jamas usas y ruedan por tus cajones hasta que te cansas y tiras. Es importante hacer uso del sentido común para ser más respetuosos con el medio. Besos Arándana.

    ResponderEliminar
  9. NUnca me había parado a pensar en buscar vacaciones "sostenibles", la verdad... ¡Qué cosas! Tienes razón, deberíamos de pensar en todo.

    De cualquier forma te voy a decir que a mí personalmente ME ENCANTA pasar las vacaciones en casa. Levantarse sin prisas, leer un libro en la cama, dar un paseo por la ciudad o coger el coche para ver otros sitios cercanos... Creo que a veces sobrevaloramos el hecho de irnos fuera (haz la maleta, trajín para acá y para allá, vuelve y recoge toda la ropa....)

    Qué conste que sí que me gusta descubrir sitios nuevos, eh? Pero pasar parte de las vacaciones en casa también tiene encanto.

    Feliz día!

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado tu entrada e ideas como esas botellas y lo del agua, me compraré una. Yo como vivo fuera de la familia, cuando viajamos es a estar con ellos, sino no viajaríamos o muy puntualmente a algún balneario o Andorra. Yo en un hotel llegué a poner un cartelito diciendo que las toallas no las había usado (luego las de la limieza no sé si harán caso) pero yo me quedo más tranquila sabiendo que he actuado bien.

    Y es cierto que si no hacemos esos derroches de enrgía en casa no entiendo por qué esa mala leche de hacerlo porque se escudan en decir: 'como he pagado' así no progresamos.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. Hola Arándana, ya te escribí un comentario el otro día, pero hoy te escribo otra vez para informarte de que te he nominado al Premio mejores amigas blogger porque me resultas simpática y me gusta la persona que intuyo detrás de lo que escribes y cómo lo escribes.
    Si te apetece recoger el premio no tienes más que pasarte por mi blog:
    http://lascosasderocioblog.blogspot.ch/2015/03/premio-mejores-amigas-de-blogger.html
    Muchas felicidades y un beso grande!!

    ResponderEliminar

¿Y tú qué opinas? ¡Déjame un comentario! Tus comentarios son muy importantes para mí y para el resto de lectores. ¡Gracias por tu visita!