Las bicicletas son para el verano, y nos vemos en septiembre

Es verano, o al menos eso dicen. El calendario afirma que estamos en agosto. Y en esta comunidad de las locas internautas nos hemos desperdigado por el mundo, cada una a sus cosas, intentando exprimir un segundo de vacaciones, esforzándonos por disfrutar de esos famosos quince días en agosto que son a su vez bendición y maldición, demasiado largos y demasiado breves, pero que son sobre todo necesarios para conservar la cordura en este mundo donde las malas hierbas crecen por todas partes, cada día con más fuerza.


Os escribo para deciros que los Arándanos también volveremos en septiembre, como el colegio y la gota fria, con recetas, reformas, lluvias, excursiones por la montaña, más lluvias y un montón de nuevas historias ecofrikis en el tintero, entre ellas: