Cómo hacer una pantalla para proyector casera (DIY)

Definitivamente no hay nada mejor que ver una película en casa con un proyector. Pero el precio de una pantalla comprada se salía de nuestro presupuesto. Nosotros somos raros, raros, raros, tanto que por no tener no tenemos ni tele. Pero mire usted por dónde, el proyector ya lo tenía el Arándano padre desde tiempos inmemoriales y al mudarnos juntos se convirtió en parte de nuestras pertenencias comunes (aunque es cierto que últimamente lleva meses metido en un armario). Durante los buenos tiempos proyectábamos en una pared. Pero un buen día hubo que hacer sitio para una estantería frente al sofá, y claro, a ver quién puede proyectar una película sobre una estantería llena de libros. Sin ganas de comprar una pantalla nueva para usarla de uvas a peras me acordé de una sábana vieja de la abuela y unas tuberías que andaban olvidadas detrás de un armario, y de ahí nació la idea de la pantalla de proyector casera. 

Por cierto, esta entrada además de estar clasificada como DIY (hágalo usted mismo) debería estar incluida en la categoría "la pantalla de proyector más barata del universo", porque sólo usé materiales que ya tenía por casa.

como hacer una pantalla para proyector casera
(En realidad usamos la pantalla sobre una estantería,
pero al hacer la foto la puse frente a la pared para que se viera mejor.)

Necesitaremos:

  • Una sábana lisa de color claro (si es vieja y raída da más puntos),
  • Dos tuberías finas del ancho deseado, de plástico o metal, o bien dos cañas de bambú, o dos palitos largos que os encontréis por el bosque...
  • Cordel
  • Hilo y aguja


Cómo se hace la pantalla para proyector casera:

1.- Cosemos un doblez a casa lado de la sábana (servirán como canal para los palitos o tuberías), previamente hacemos dos ajugeros en el lado superior (si sois finos haced un ojal),


2.- Introducimos las tuberías o cañas en los dobleces

Se pueden usar también palos o cañas de bambú, que son más ecológicos...
pero yo casualmente tenía por ahí dos restos de tuberías de cobre.

3.- Atamos un cordel a la tubería superior, pasándolo por los ojales que nos habíamos dejado preparados:



4.- Colgamos la pantalla donde más nos apetezca y nos sentamos a comer palomitas (o ciruelas, o algas nori).

5.- Una vez se termine la película enrollamos la pantalla y la escondemos en algún rincón. 

Hay que ver cómo ahorramos espacio en 3A.

Por cierto, si os gusta la butaca, hablamos de ella hace unos meses. Y el que adivine la película que estábamos proyectando en la primera fotografía se lleva una bendición budista.



Receta: zumo de uva casero

Parece ser que es época de vendimia: ese momento en el que te encuentras con un montón de uvas maduras y muy pocas ganas de comértelas. Supongo que será posible hacer zumo en crudo con un extractor como por ejemplo éste, pero no todo el mundo tiene uno. Para quien se encuentre en una situación similar y no sea amante de esta fruta a palo seco hoy traigo la solución perfecta: ¡zumo de uvas casero! Ideal para beber o como sustituto del azúcar en púdings y bizcochos.


zumo de uvas casero

Está muy bueno, es muy fácil de hacer y, lo más importante de todo: ¡no es necesario ni pelar las uvas ni quitarles los huesos!

uvas
Mis uvas recién cosechadas


Receta de zumo de uvas casero:

Ingredientes:
  • Uvas.

¿Qué? ¿Ya está? Pues sí, tan sencilla es la "receta"...

Cómo se hace:

Lavamos las uvas y les quitamos los rabitos. Las ponemos en una olla y las aplastamos con el utensilio de aplastar patatas (¿cómo se llama? ¿Aplastapatatas?).

aplastapatatas
El aplastapatatas en acción

Lo ponemos un rato a fuego lento. Deben hervir a fuego muy suave por lo menos media hora o hasta que se queden como en la fotografía:


Colamos las uvas con un colador, aplastándolas bien para sacar el máximo de zumo:


¡Y eso es todo! Ahora tenemos zumo de uvas natural y casero. Si os resulta muy dulce podéis mezclarlo a partes iguales con agua antes de consumirlo. Sirve también para endulzar postres, batidos o cualquier cosa que se os ocurra. Se conserva en el frigorífico, como máximo una semana. Si lo dejáis más tiempo le empezarán a salir burbujitas y no me responsabilizo del resultado... 

como hacer zumo uvas

NOTA: Las fotografías de esta entrada están hechas con un teléfono porque mi querido esposo se ha apoderado de la cámara, (que por cierto debe de tener ya diez años y está también en las últimas).



Cómo quitar manchas de arándanos

A decir verdad tenía pensado publicar una entrada distinta, pero por casualidades de la vida me encontré hoy investigando cómo limpiar manchas de arándanos de la ropa... y claro, siendo así que el blog se llama precisamente Tres Arándanos no tuve más remedio que publicar el truco para compartirlo con todos los amantes de los arándanos de habla hispana del planeta.

Quitar manchas de arandanos
Arándanos que congelé a principios del verano (los causantes de la mancha)
Como algunos sabréis, esta no es la primera vez que hablamos de productos de limpieza ecológicos, porque hace unas semanas os conté cómo hacer un limpiador multiusos a base de vinagre. De nuevo es el vinagre el que os va a salvar si os habéis puesto perdidos de arándanos (¿quizás ocurrió mientras intentábais alimentar a algún retoño saltarín? ¿Sí? ¡Me suena la historia!). He aquí el procedimiento para quitar manchas de arándanos:
  1. Hay que humedecer la mancha de arándanos lo antes posible, especialmente si estáis lejos de casa y va a pasar un rato hasta que podáis lavar la prenda;
  2. Empapamos el tejido con vinagre, si la mancha es grande podemos poner la prenda entera en remojo en vinagre;
  3. Echamos agua hirviendo sobre la mancha.
  4. Si no desaparece podemos repetir el procedimiento, aunque un buen lavado con agua caliente en la lavadora debería eliminar las manchas de arándanos por completo.
¡Suerte!

Receta vegana de pasta con boletus (también conocidos como hongos o "setas de calabaza")

Aquí en el fin del mundo, donde vivimos nosotros, además de arándanos hay dos veces al año boletus. No está mal para un lugar que no tiene ni limones ni palmeras. Hace poco me regalaron una cestita de boletus que me alegró el día y decidí usarlos para hacer unos tallarines.

pasta con hongos


Los boletus (boletus edulis, hongos, setas de calabaza...) son una de las setas más preciadas, no sólo por los humanos, sino también por los italianos y los gusanos. En cuanto a los italianos hay poco que hacer, les encantan y punto. Ellos las llaman "funghi porcini" (setas porcinas) y se dice que son capaces de comer boletus tres veces al día durante dos meses seguidos.

setas de boletus
Boletus edulis, hongos, setas de calabaza...

Dejándonos de bromas, no vayamos a tener algún italiano a bordo y se me enfade (con el cariño que yo les tengo), lo de los gusanitos es un rollo patatero. O setero. Tanto, que al abrir mis setitas, contenta y feliz, me llevé un gran disgusto al verlas llenas de agujeritos que parecían carcoma. Estuve pensando seriamente si iba a ser posible clasificar esta receta como vegetariana (porque decir que es vegana es una desvergüenza). Los gusanitos son casi invisibles a simple vista, porque son muy pequeños y se camuflan tomando el mismo color y forma que las fibras de los boletus. Se meten en las setas por debajo y se las van comiendo hasta llegar arriba, dejándolas huecas.

boletus con gusanos
Aquí podemos ver las preciosas galerías en las que vivían tan felices los gusanitos

Si esto os ocurre, probablemente os preguntaréis qué hacer si los boletus tienen gusanos. Seguramente vosotros no conocéis a mi amiga la experta en setas, pero yo sí, así que la llamé y este fue nuestro breve diálogo:

-Creo que he visto unos gusanos microscópicos en las setas, ¿qué hago?
-Córtalas, quita lo que esté blando y marrón, escáldalas en agua hirviendo unos segundos y repite conmigo: "¿gusanos? ¿Qué gusanos?".

Y eso fue exactamente lo que hice.

He aquí la receta de Tallarines con boletus 

Ingredientes (para 2 personas):

250 g tallarines
4 o 5 boletus
1 cebolla
Tahini (pasta de sésamo)
Leche vegetal (de arroz, por ejemplo)
Un ramillete de perejil
3 o 4 ajos
Sal y pimienta

Cómo se hace:

Lavamos brevemente los boletus y los cortamos de forma longitudinal.
Sofreímos los ajos y la cebolla hasta que ésta se vuelva transparente. Añadimos los boletus durante unos segundos, lo justo para que se pongan blanditos pero sin cocinarlos en exceso. Añadimos la sal, la pimienta y el perejil picado.

En media taza de leche de arroz ponemos tres o cuatro cucharadas soperas de tahini y lo disolvemos hasta que quede con una consistencia similar a la de la nata líquida. Vertemos ésta mezcla sobre el sofrito de boletus y ya tenemos preparada la salsa.

Hervimos la pasta al dente siguiendo las indicaciones del paquete. Una vez cocinada le ponemos la salsa y... ¡a comer!

tallarines con boletus

Cómo personalizar un bolso de fiesta

Hoy quiero presentaros un proyecto terriblemente sencillo que en realidad no es mío, sino de una fiel (y vergonzosa) lectora que ha preferido quedar en el anonimato. Para no desvelar su identidad la llamaremos M. Lechúguez. Se trata de hacer un bolso de fiesta a partir del bolso más aburrido que dicha contribuidora pudo hallar sobre la faz de la tierra. Para ser más exactos, hoy no haremos el bolso entero, sólo lo decoraremos.

como hacer bolso de fiesta

Este es el bolsito que M. Lechúguez tenía en el armario. Cada vez que lo veía le daban ganas de correr, o de irse a dormir de lo insípido que era:

diy bolso de fiesta

Menos mal que un buen día vinieron en su auxilio una curiosa puntilla de lúrex y el hilo de plata de Gütermann (no es casualidad que la traducción al español de "Güttermann" sea "buen hombre"):



NOTA: Para los que sean más de reciclar, habría sido interesante usar como decoración algún collar caído en desgracia, o nubes de botones desparejados...

Muchas gracias a M. Lechúguez por permitirnos publicar sus andanzas por el mundo de los bolsos.

Si te pareces a nuestra querida M. Lechúguez y tienes algún proyecto creativo que te gustaría mostrar al inmensísimo público de Tres Arándanos escríbenos. ¿Te animas?

Y volvió septiembre...

Sólo un saludo mientras deshacemos las maletas y nos quitamos la arena de los zapatos... y una foto más informal de lo acostumbrado para que os vayáis imaginando lo que se viene con la nueva temporada:

telas chulas