Limpiador casero (¡y ecológico, claro está!)



Es curioso cómo muy poca gente se pregunta qué es lo que contienen los productos de limpieza que restriegan a diario por todas las superficies de su casa. Más curioso todavía es el hecho de que muy raramente encontramos en la etiqueta una lista de ingredientes que especifique qué hay en esas botellitas mágicas llenas de prados floridos y baldosas relucientes.

Lo que las etiquetas sí que suelen contener son unos preciosos cuadraditos negros y naranjas, como por ejemplo estos:
Fuente: http://www.agarscientific.com, (la primera página que encontré con una foto del estilo)

Si después de verlos aún os quedan ganas de embadurnar el banco de la cocina con ellos y a continuación haceros un bocadillo sobre él, es posible que alguno de estos otros argumentos os convenzan:

  • Muchos productos de limpieza son ácidos, corrosivos, etc (tal y como nos cuentan las etiquetitas). Por ello pueden ser peligrosos para la persona que los usa sin protección adecuada y para cualquiera que los toque, huela, etc.
  • Si caen en manos de un niño o mascota la fiesta suele terminar en la sala de espera de Urgencias;
  • Si habéis oído hablar alguna vez del SBS (Sick Building Syndrome) o Síndrome del Edificio Enfermo (del cual no voy a hablar hoy porque me extendería demasiado), sabréis que los vapores tóxicos, perfumes sintéticos, partículas en suspensión y otros componentes pueden producir todo tipo de reacciones divertidas, desde dolores de cabeza hasta asma o alergias (si alguien necesita fervientemente que cite una fuente que me lo indique en los comentarios);
  • Desde el punto de vista ecológico, los productos de limpieza convencionales que tiramos al aire y al agua son nocivos para los peces, los pajaritos y para nosotros mismos cuando acaban en el agua que bebemos o con la que regamos nuestras lechuguitas. Y los envases de plástico y metal tampoco es que le hagan ningún favor a los vertederos municipales.
  • Desde el punto de vista económico, es un despilfarro (de dinero y de espacio) tener veinticuatro productos con nombres distintos que sirven para lo mismo: limpiaventanas, limpiasuelos, limpiabaldosas... (?)


¿Os he convencido? ¿Sí? ¡Me alegro! Entonces es hora de que abráis ese espeluznante armario que tenéis debajo de la pila y os deshagáis para siempre de este horror:


Vamos a hacer un limpiador multiusos que, como su nombre indica, sirve para limpiarlo casi todo. Especialmente baldosas, grifos, mamparas de baño, ventanas, mesas de cristal, azulejos, encimeras, hornos y cualquier otra cosa que esté sucia de cal o de grasa. 

NECESITAREMOS:
  • Vinagre de alcohol, es más fuerte y huele menos que los otros (al granel o en el embalaje más grande que podáis encontrar, como el que se vende para hacer conservas)
  • Agua del grifo
  • Aceites esenciales: eucalipto, lavanda, tomillo y árbol de té son de los más desinfectantes, y además cubren un poco el olor a vinagre (no es necesario usarlos todos, uno o dos bastarán. Y si no tenéis ninguno, el vinagre sólo también sirve...)
  • Una botella de espray (si es usada mejor, como la de la primera fotografía de esta entrada).



Mezclamos el agua y el vinagre a partes iguales y añadimos unas 20 - 25 gotas de aceites esenciales. 
Aplicamos el limpador casero a la superficie deseada, esperamos unos segundos y frotamos con un trapo. Los que mejor funcionan son los trapos "mágicos" de microfibra, pero una camiseta vieja también servirá.

¡Espero que os quede la casa limpia como una patena! Ya me contáis cómo os ha ido con el superlimpiadorlimpialotodo de Tres Arándanos.

¡Hasta la próxima!





8 comentarios:

  1. Desde el lunes- mañana es domingo y no podemos ir a comprar los materiales- será nuestro nuevo limpiador. ¡Enhorabuena por este estupendo blog!

    ResponderEliminar
  2. A ver de dónde saco vinagre de ese en Sofía, seguro que hay pero no sé dónde buscar, probaré en le súper. Lo que me atrae de este limpiador casero es que si lo pillan mis hijos no es tan peligroso como la lejía!

    ResponderEliminar
  3. Pues me parece una buena idea! Lo usas en cualquier superficie??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo uso en la cocina, el baño y los azulejos del suelo. En el parquet no :)

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Pues como te dije lo compré todo y lo hice. Lo he estado probando esta semana y aquí está mi opinión: Para limpiar los cristales es estupendo, tienes toda la razón del mundo con las bayetas de microfibra se queda mucho mejor. Si están muy sucios pues se necesitan dos pasadas y se quedan perfectos. Yo le puse unas gotas de aceite esencial de limón pero creo que este que tengo es un poco flojo y no huele mucho por lo que no tapa mucho el olor a vinagre. Pienso que con otro aceite esencial no tendría este problema, pero aún así el olor a vinagre no es muy fuerte y se va en unos minutos si está la casa ventilada. También he usado el vinagre de alcohol para limpiar el suelo y ahí se lleva la palma. Para el suelo he usado el aceite de geranio y si puedo decir que no huele nada de nada a vinagre. Me he quedado impresionada el suelo se queda limpísimo y se seca en un momento sin que se queden las marcas de agua que si me pasa con los fregasuelos comprados. También he probado a limpiar el baño con bicarbonato, jabón de Alepo y vinagre donde había cal. Se tarda un poco más que con un limpiador comercial pero se queda igual de limpio (si no más) y yo duermo más tranquila. ¿Tú como limpias el baño?

      Eliminar
    2. Pues como te dije lo compré todo y lo hice. Lo he estado probando esta semana y aquí está mi opinión: Para limpiar los cristales es estupendo, tienes toda la razón del mundo con las bayetas de microfibra se queda mucho mejor. Si están muy sucios pues se necesitan dos pasadas y se quedan perfectos. Yo le puse unas gotas de aceite esencial de limón pero creo que este que tengo es un poco flojo y no huele mucho por lo que no tapa mucho el olor a vinagre. Pienso que con otro aceite esencial no tendría este problema, pero aún así el olor a vinagre no es muy fuerte y se va en unos minutos si está la casa ventilada. También he usado el vinagre de alcohol para limpiar el suelo y ahí se lleva la palma. Para el suelo he usado el aceite de geranio y si puedo decir que no huele nada de nada a vinagre. Me he quedado impresionada el suelo se queda limpísimo y se seca en un momento sin que se queden las marcas de agua que si me pasa con los fregasuelos comprados. También he probado a limpiar el baño con bicarbonato, jabón de Alepo y vinagre donde había cal. Se tarda un poco más que con un limpiador comercial pero se queda igual de limpio (si no más) y yo duermo más tranquila. ¿Tú como limpias el baño?

      Eliminar
    3. Me alegro un montón de que te fuera bien el invento!
      Yo para el baño hago mi mezcla clásica de vinagre con aceite esencial de árbol de té, eucaliptus y tomillo. Lo pongo en la botella de spray y lo echo sobre las superficies a limpiar. Me voy un rato para que haga efecto y cuando vuelvo lo froto con los trapos de microfibra (a veces cuesta un poco más). Suele irse bien la cal, si no le echo vinagre directamente, también va bien el bicarbonato o el ácido cítrico (creo que se llama así) que venden a veces para pastelería. El WC lo mismo, y luego con la escobilla frota que te frota... en caso de que no se quede bien tengo un limpiador para WC de Sonnet aunque no suelo usarlo :)
      El jabón de Alepo nunca lo he usado para limpiar, lo usamos para ducharnos y deja un poco de pátina en la bañera que luego toca frotar para que se vaya... por eso nunca pensé que pudiera servir para limpiar!
      Un abrazo y muchas gracias por tus comentarios y por pasarte por aquí!!

      Eliminar

¿Y tú qué opinas? ¡Déjame un comentario! Tus comentarios son muy importantes para mí y para el resto de lectores. ¡Gracias por tu visita!