Puf para niños (DIY patrón) / DIY Baby beanbag with sewing pattern

Hoy vamos a coser un mini puf para bebés o niños pequeños. Es un proyecto muy fácil y rápido que se puede hacer con retales de tela que tengáis por casa. Sirve para poner a dormir a un bebé pequeño (más cómodo que la típica hamaquita) o como asiento para niño (más divertido que una silla). A los gatos también les gustan mucho. He aquí una foto para quien no sepa de qué estoy hablando:
This is a PDF pattern to sew a baby beanbag for babies or small children. It is very easy to sew and can be made with leftover fabrics that you already have lying around the house. It is fun for small children to sit or play and I used to have my newborn sleep on it when she was very little (great to avoid flat head syndrome in newborns). You can download the pattern here. (I will send you the instructions in English, just add it to your comment when you request the pattern).

Puf para niños


Pufs para niños 

Necesitamos:

- El patrón del Mini Puf de Tres Arándanos. Podéis obtenerlo aquí.
- 1 m de tela de 1,40 m de ancho para la bolsa exterior
- 1 m de tela de 1 m de ancho para la bolsa interior
- 1 cremallera de 40 cm de largo
- Sobras de tela para la bolsa interior (aprox. 2 m2)
- Bolitas de poliestireno o cáscaras de espelta o trigo sarraceno para el relleno


Cómo se hace:

Imprimimos el patrón y lo montamos (si estáis usando el patrón en A4). Lo marcamos sobre la tela y la cortamos dejando un centímetro o dos de margen para las costuras.

Cosemos la parte superior a los laterales (costuras curvas más largas), después la parte inferior a los laterales (costuras curvas más cortas) y por último la costura vertical más corta.

Puf para niños paso a paso

Recortamos los márgenes dejando aproximadamente un centímetro y rematamos las costuras con un zigzag o con una remalladora (quien tenga una). Cosemos la cremallera en el lateral más largo y con ello queda terminada la bolsa exterior.

Podríamos rellenar el puf directamente pero no os lo recomiendo, ya que las bolitas de poliestireno tienen la mala costumbre de pegarse a todo y no resulta muy práctico sacarlas del puf cada vez que queramos lavarlo. Por ello es conveniente hacer una bolsa interior en la que meteremos el relleno. 

Para la bolsa interior podéis unir todos los retales que encontréis por vuestro armario hasta formar dos cuadrados de 1 m x 1 m más o menos. Si tenéis camisetas viejas o tela de algodón elástico mejor que mejor, ya que se adaptará a la forma de nuestro puf. Ponemos un cuadrado sobre el otro y cosemos tres de los bordes para hacer una bolsa. El cuarto borde podéis rematarlo y más tarde atar la bolsa con un cordel, o bien hacer un doblez que servirá de canal para un cordón de cierre:

Puf para niños paso a paso

Puf para niños paso a paso

Metemos la bolsa interior en la bolsa exterior y la rellenamos (es mejor rellenarla una vez dentro para ver la cantidad de bolitas que necesitamos exactamente):

Puf para niños paso a paso

Cerramos la bolsa interior, cerramos la cremallera et voilà! ¡Puf terminado!

Puf para niños y bebés

Con un poco de imaginación el oso de la izquierda es un niño de dos años sentado, mientras que el de la derecha es un recién nacido. Es posible hacer un arnés para evitar que el bebé se caiga del puf (como en la segunda imagen), y más tarde descoserlo cuando deseemos usarlo como asiento.


Papillas en un santiamén

Papilla de frutas

A veces tengo la sensación de que la Renacuaja come más sano (y sin duda más a menudo) que yo. ¿Dónde quedaron los tiempos en los que tomaba sólo leche? Esto de la cuchara requiere una barbaridad de tiempo, paciencia y dotes de artista de circo. La paciencia y la gracia son difíciles de obtener si uno no los trae ya de fábrica. Menos mal que para lo del tiempo existe algún que otro atajo, como por ejemplo este pequeño truquito para preparar papillas "en un santiamén". La idea de los cubitos no es mía pero no consigo recordar de dónde la saqué. Se hace en un momento y además nos evita el engorro de batir cantidades diminutas que sólo ensucian el vaso de la batidora.

 Esto que véis en la imagen de aquí abajo son nuestros "potitos", tal y como se encuentran en mi congelador. A primera vista no parece muy atractivo, pero seguid leyendo...

Papillas de frutas

Se pueden hacer tanto con fruta como con verdura, el ejemplo de las fotografías está hecho con las frutas que veis ahí abajo (¡todas ecológicas, claro está!):

Frutas para papilla

Se trocean y ponen en una cacerola:

Cómo hacer papilla de frutas

Se cocinan un poquito, no más de veinte minutos para no acabar con todas las vitaminas:

Cómo hacer papilla de frutas

Se bate todo con la batidora o se aplasta con un tenedor:

Cómo hacer papilla de frutas

Se pone en una cubitera y se mete un par de horas al congelador:

La papilla se va al congelador

Finalmente se desmolda y se pone en bolsitas etiquetadas con los ingredientes y la fecha:

Cómo hacer papillas de frutas para bebés


Cómo hacer papillas de frutas para bebés

Cuando necesitemos una papilla y tengamos prisa, o no tengamos fruta o verdura fresca, podemos echar mano de los cubitos y tendremos la comida preparada en un par de minutos. Sólo hay que descongelarlo con un poquito de agua y sin parar de remover o al baño maría.